Matzkin debe abandonar el campo

Mientras el tribunal que interviene analiza a quién pertenece el campo, el ex ministro menemista debe retirar del predio a los dos peones que dejó allí el día que intentó echar por la fuerza a la familia Tobal.
"Si tiene razón lo tiene que demostrar ante la Justicia. El no puede venir a hacer justicia por mano propia, lo tiene que decidir un juez", dijo ayer el abogado Miguel Palazzani, defensor del empresario Eduardo Tobal, en alusión a Jorge Matzkin. Su defendido está instalado desde hace un año en el establecimiento rural La Guitarra y mantiene un litigio con la familia Requejo, la propietaria anterior. La semana pasada, Jorge Matzkin, sus abogados, familiares y el puntero justicialista Ramón Inocencio "Pepe" Rodríguez fueron al campo con intenciones de echar a los Tobal, con el argumento de que el dirigente justicialista lo había comprado y escriturado.

El caso salió a la luz pública el jueves de la semana pasada. El ex funcionario de Menem, devenido empresario, no pudo expulsar a los Tobal, quienes lo denunciaron por amenazas ante la Justicia, pero decidió dejar en el predio a dos peones que le responden. Ayer, la jueza civil de primera instancia Fabiana Berardi dispuso que los hombres de Matzkin deben dejar el lugar hasta tanto la Justicia se expida respecto a la propiedad de las 2.500 hectáreas, ubicadas en el cruce de las rutas 35 y 14, al sur de esta capital.

Interdicto.

Palazzani explicó que la resolución judicial surgió como respuesta a un interdicto de mantener la posesión que él había presentado ante el juzgado de Berardi en nombre de Tobal. Se trata de una medida que busca proteger a la persona que tiene la posesión del bien hasta tanto se dilucide la cuestión de fondo, es decir, quién es el propietario.

"La intención es que, en lo fáctico, se eviten los conflictos personales. Se le dio la prueba a la Justicia de que Tobal está desde hace un año en posesión del campo, entonces la jueza ordenó que se quede y que Matzkin no lo perturbe. Además dispuso que las personas que están en ese rincón del campo lo desocupen de inmediato bajo apercibimiento de desocuparlo con la fuerza pública", explicó el patrocinante del actual propietario del Frigorífico CASEPA, radicado en la Zona Franca de General Pico.

"Patotero".

Matzkin fue entrevistado por LA ARENA el día en que el caso tomó estado público. El también ex ministro duhaldista negó que su intención, cuando fue al establecimiento con "Pepe" Rodríguez, sus abogados y familiares, haya sido la de "patotear" a los Tobal para que se vayan. Además defendió sus derechos respecto a las tierras alegando que posee la escritura.

Sobre Tobal dijo que en su momento había señado el campo con 500 mil pesos pero que no cumplió con los plazos para escriturarlo, con lo cual perdió el derecho sobre el bien y Requejo quedó libre para ponerlo nuevamente en venta. Incluso acusó al empresario de la carne de haberse quedado en el campo como una forma "patotera" de reclamarle a la familia Requejo la devolución del dinero de la seña.

Palazzani afirmó ayer que esa no era la verdad. Afirmó que los Tobal están litigando con Requejo y que habría sido éste quien decidió no proseguir con la operación de venta una vez que el campo ya estaba señado. "Tobal se quedó porque puso 500 mil dólares, o más, y si no le venden el campo le tienen que restituir esa suma", dijo.

Respecto a Matzkin afirmó que si tiene razón respecto a su supuesta propiedad del establecimiento rural lo debe demostrar ante la Justicia y no intentar hacer justicia por mano propia. En ese contexto calificó de acertada la decisión de Berardi: "No es posible aceptar que haya extraños en el campo. Esto es como si hubiera extraños en el patio de tu casa", comparó.

Comentá la nota