La matrícula universitaria cayó 15% en cinco años

La matrícula educativa en la Universidad Nacional de La Pampa cayó un 15,2 por ciento en los últimos cinco años, de acuerdo a datos oficiales. La caída se dio en cinco de las seis facultades y en el Rectorado -sólo se "salvó Agronomía-, siendo claramente más abrupta en Ingeniería con un 39,7 por ciento.
El informe del Departamento Estadística Universitaria de la UNLPam abarca el período comprendido entre los años 2004 y 2008 y muestra una caída constante. Así, en 2004 había matriculados 9.757 alumnos; en 2005 fueron 9.259; en 2006, 9.102; en 2007, 8.902 y en 2008, 8.281. La sangría se acrecentó especialmente en este último año, cuando hubo 621 estudiantes menos, o sea un siete por ciento. En los cinco años se terminaron perdieron 1.476 estudiantes.

Cuando la lectura se hace por facultades, la única excepción fue Agronomía, donde entre 2004 y 2008 el crecimiento fue del 5,2 por ciento. Allí, en los primeros tres años del lustro, las variaciones fueron mínimas, pasando de 816 a 829 alumnos, pero en 2007 pegó un salto al pasar a 864 (una suba del 4,2 por ciento) y en 2008 se mantuvo igual (apenas cinco estudiantes menos). En esa casa de estudios se dictan las carreras de ingeniería agronómica y licenciatura en administración de negocios agropecuarios, y la tecnicatura en producción vegetal intensiva.

En el resto de las facultades los números fueron hacia bajo, destacándose Ingeniería, que pasó de 890 alumnos en 2004 a 537 en 2008, con una diferencia en menos del 39,7 por ciento. En el medio, el retroceso también fue permanente y solamente en el último año la merma llegó al 14 por ciento.

En otras tres facultades, Ciencias Económicas y Jurídicas, Ciencias Exactas y Naturales, y Ciencias Humanas, el achique de la matrícula también fue constante, a excepción de un par de subas circunstanciales. En la primera, el descenso alcanzó al 18,6 por ciento, pasando de 2.729 a 2.222 estudiantes. En la segunda la caída fue del 13,9 por ciento, pasando de 1.608 a 1.385 matriculados; aunque si se tomara el pico de 2006, cuando hubo 1.825 alumnos, ese porcentaje llegaría al 24,2. Y en Humanas, hubo un baja importante del 16,8 por ciento entre 2004 y 2006 (pasó de 2.695 a 2.243 cursantes), pero después ese número prácticamente no se modificó. En el Rectorado, donde se cursan tecnicaturas, la caída fue en picada: la matrícula pasó de 97 a 35 alumnos, un 64 por ciento menos.

Por carreras.

Cuando el mapa de la matrícula universitaria se observa desde cada disciplina, puede verse que en el período mencionado sólo crecieron significativamente dos carrera, licenciatura en enfermería y administración de negocios agropecuarios. La primera subió un 58,7 por ciento, al pasar de 97 a 154 estudiantes; y la segunda un 28,5, al ir de 270 a 347 alumnos. También aumentó mínimamente medicina veterinaria (2,8 por ciento). El resto... a default.

En la Facultad Ingeniería, las carreras de ingeniería (en sistema, electromecánica y electromecánica con orientación en automatización industrial) mostraron un descenso permanente, que en los cinco años llegó al 31 por ciento, pasando de 585 a 404 alumnos. En analista programador fue aún peor: 56,4 por ciento. La matrícula cayó de 305 a 133. En Agronomía, la otra carrera que se dicta, ingeniería agronómica, pasó en los cinco años de 546 a 512 alumnos (un 6,3 por ciento menos).

En Económicas y Jurídicas las bajas en las carreras de contador público y abogacía fueron similares. Contador bajó 17,3 por ciento, al pasar de 1.332 a 1.102, con un descenso permanente año a año. En abogacía, la merma de la matrícula fue del 19,9, también con todos los años en baja.

Exactas y Naturales está dividida en cuatro grandes carreras. En ciencias exactas (licenciaturas en física, matemática, química y profesorados en esas tres materias y en computación) el alumnado cayó 26,3 por ciento y fue también en forma escalonada y con todos los años en baja. En ciencias naturales (licenciaturas en ciencias biológicas y geología) la matrícula descendió el 11,4 por ciento (de 485 a 430), aunque tomando el pico de 2006, con 591 estudiantes, la caída sería del 27,3. En ingeniería en recursos naturales y medio ambiente la merma alcanzó al 11,4 por ciento, cayendo de 290 a 265, aunque ésta cifra se mantuvo sin cambios en los últimos tres años.

Dentro de Humanas, en filosofía y letras la reducción fue del 9,3 por ciento (292 a 265 alumnos); en ciencias de la educación (más profesorado en nivel inicial, EGB y 1º y 2º ciclo) del 6,7 (de 747 a 697); y en otras ciencias (licenciaturas en geografía, historia y en lengua y literatura inglesa), del 19,6 por ciento.

Mil ingresantes menos

Una de las causales de la caída de la matrícula universitaria está dada por la menor cantidad de ingresantes. Entre 2004 y 2008 los nuevos alumnos cayeron un 35,4 por ciento, pasando de 2.811 a 1.818; o sea 933 menos. A ello debe agregarse que las propias autoridades del Ministerio de Educación han admitido públicamente que la deserción escolar en el nivel medio trepa al 18 por ciento.

En Agronomía, los ingresos bajaron un 27,1 por ciento, de 240 a 175 estudiantes; en Ingeniería un 68,4 por ciento, de 357 a 113; en Ciencias Veterinarias un 32,3 por ciento, de 180 a 122; y en Ciencias Económicas y Jurídicas un 42,7 por ciento, de 708 a 406. En Ciencias Humanas, de 2004 a 2007 hubo una caída fortísima del 40 por ciento, pasando de 817 a 490 alumnos nuevos inscriptos, aunque en 2008 subió a 726. Y en Ciencias Exactas y Naturales, en 2004 se anotaron 412 estudiantes, en 2006 subieron a 757 y en 2008 bajaron a 276. De punta a punta la merma fue del 33,1 por ciento.

Comentá la nota