Matías Simón renunció a la secretaría de Gobierno municipal

Había sido nombrado por José Gabriel Erreca hace más de un año cuando Juan Carlos Simón estaba de licencia por cuestiones de salud.
No tuvo una exposición pública muy notoria, prefirió el perfil bajo y se va dos meses antes que su padre deje el municipio. El rumor surgido hace unos días se confirmó ayer, cuando ingresó la nota de renuncia.

Miércoles 4 de junio de 2008, por decreto del intendente interino José Gabriel Erreca, Juan Matías Simón asumía como secretario de Gobierno de la Municipalidad de Bolívar. Por entonces su padre estaba de licencia por razones de salud y él pasaba a secundar a Erreca. Muchos pensaron que Simón ponía a su hijo para seguir de cerca los pasos del escribano; pero fue el intendente interino quien lo nombró para que lo secundara.

La noticia de su nombramiento no repercutió demasiado en la sociedad, Matías había tenido escaso contacto con el poder político, al margen de haberlo mamado desde niño cuando su padre llegó al municipio en 1995.

De a poco comenzó a tomar vuelo en la función, a aparecer en los medios, a involucrarse en la «cosa pública», como suele decir su padre; aunque «off the record» repetía una y otra vez que lo de él era la actividad privada, su estudio jurídico inmobiliario, al cual pensaba mantener y volver en cualquier momomento. También reconocía que el sueldo de un secretario de Gobierno no se podía comparar con lo que podía ganar en su negocio particular.

Como funcionario participó de la elaboración de un par de proyectos, sobre todo cuando José Gabriel Erreca era intendente interino. Con el regreso de su padre al mando del municipio, es como que pasó a un segundo plano; aunque seguía estando, firme, a su lado.

Si bien hay versiones que dicen que por las personalidades de Juan Carlos y Matías en más de una oportunidad han chocado opinando sobre diversos temas, se lo pudo ver a Ma-tías pelear por su padre cada voto que el intendente necesitó para poder llegar a la Legislatura bonaerense. En la Escuela Nº 1 fue de los más combativos con aquellos que trataban de restarle votos. Y se quedó hasta la madrugada esperando el resultado, que finalmente se supo al otro día y se terminó de confirmar como a la semana.

Un año y algo más

Ha pasado el tiempo, vaya si pasó. No terminamos de acostumbrarnos al nuevo secretario de Gobierno (de hecho hacía rato que el municipio no cubría ese cargo, el último había sido precisamente Erreca), que ya no estará más.

Pasó un año y un poco más de convivencia con un Simón distinto en varias cosas a su padre. Sobre todas las cosas, conciliador con la prensa, al menos en la parte que nos toca a quienes tenemos el rol de comunicar. Y en eso lo ayudó al intendente también, porque más de una vez se pudo concretar una nota con Juan Carlos gracias a la gestión de Matías, cuando antes conseguir una exclusiva parecía más que imposible.

Un año y pico no alcanza para conocer a una persona, y mucho menos a un funcionario; pero quienes creían que Matías Simón había llegado al municipio para quedarse, pifiaron feo. Primero porque se dijo que iba a estar en la lista de concejales en las pasadas elecciones y su nombre no figuró ni entre los suplentes, y segundo porque se especuló con que cuando Juan Carlos se fuera, Matías iba a seguir, es decir, un Simón tendría continuidad dentro del municipio.

Los motivos

A los que ya dimos a conocer líneas arriba, y que tienen que ver con la profesión de Matías y su estudio particular, podemos agregarle algunas cosas que se fueron comentando en el último tiempo, como que sus intenciones por hacer más cosas de las que podía por la ciudad se veían limitadas por cuestiones presupuestarias, más en este tiempo de vacas flacas.

Cuando mucho se especula con los posibles cambios de gabinete que haría el intendente José Gabriel Erre-ca cuando tome el mando el próximo 10 de diciembre, ahora se sabe que al menos a Matías Simón no tendrá necesidad (u obligación) de mantenerlo o pedirle que dé un paso al costado, porque se termina yendo solo, y hasta donde se sabe, en buenos términos.

En el entorno simonista la noticia se manejó con mucha cautela. Desde fines de la semana pasada se sabía que Matías tenía tomada la decisión y ayer una fuente confiable le reveló a LA MAÑANA que había ingresado la nota de renuncia, por la que ya no será más el secretario de Gobierno de la Municipalidad. Y por dos meses, es difícil que su padre ponga un reemplazante.

Comentá la nota