Maternidad implementará medidas de fuerza

A mediados del mes pasado, los profesionales médicos del sector Maternidad del Hospital Nuestra Señora de Luján entregaron un petitorio a la intendenta Rosso. En el escrito planteaban una serie de inconvenientes que las autoridades debían comenzar a resolver en el plazo de 30 días.
Pasaron las semanas y las respuestas siguieron sin aparecer. Ante esa situación, a partir del lunes próximo comenzarán a implementarse las primeras medidas de fuerza: quedarán suspendidas las cirugías programadas y el servicio de consultoría externa. En la práctica, significa atender solamente casos de urgencia.

La decisión del equipo profesional fue comunicada esta semana al secretario de Salud, Héctor Ruffinelli. El funcionario mantuvo una reunión con la responsable del sector, Laura Gomory, quien le detalló los pasos que se darán en los próximo días. Ruffinelli recibió la información pero no pudo garantizar cambios a corto plazo que logren torcer la medida de fuerza.

Las restricciones del servicio serán detallados a la intendenta Rosso a través de un comunicado que el jueves último estaba en pleno proceso de elaboración.

LOS PEDIDOS

En la nota presentada a mediados de marzo, el plantel profesional solicitaba el nombramiento de un médico efectivo para cumplir con las guardias de los domingos. En este sentido, exigían la designación de tres médicos obstetras para lograr un refuerzo permanente de las guardias.

"Al día de la fecha, tres médicos no han podido hacer uso de sus períodos de vacaciones; el médico de guardia no tiene reemplazo ni ayudante para casos de cirugía de urgencias, ni reemplazo en sala de partos ante la eventualidad de que ocurra un parto y una cesárea o ayudantía de otra especialidad simultánea", agregaban los profesionales.

Por otra parte, en el escrito se dejaba constancia "de la buena voluntad y predisposición de todos los aquí suscriptos para encontrar una solución definitiva a todas estas cuestiones, en pos y beneficio únicamente de los pacientes, ya que a pesar de tantas adversidades e irregularidades, siempre solucionamos a fuerza de voluntad cada uno de los inconvenientes, que no son menores. Así mismo continuamos desarrollando y cumpliendo nuestras funciones, y muchas otras que nos resultan competentes".

Como informó EL CIVISMO en ediciones anteriores, además de los inconvenientes mencionados en la nota dirigida a Rosso, existen serias falencias producidas por falta de insumos básicos, como guantes descartables, y por un mantenimiento deficiente del sector.

"El Hospital es un barco sin timón", detalló una fuente del Hospital consultada por este medio.

Comentá la nota