Un mate amargo

Un mate amargo
BANFIELD 1 - AT. TUCUMAN 1: Banfield lo empató con un penal mal cobrado que metió el uruguayo Silva y llegó a la punta, al menos hasta mañana. Sin embargo la gente no se fue contenta porque no pudo superar en casa a Atlético Tucumán, que no venía bien.
Banfield está arriba pero su gente no. No es que despidió al equipo con aplausos, en llamas por el resultado. Porque de hecho, todos esperaban una victoria contra Atlético Tucumán en casa y finalmente fue sólo empate. Y empate gracias a un regalito del árbitro, quien cobró una falta a Silva que no era fue falta de Villavicencio, sino que fue un simple choque dentro del área.

Gracias a ese error del juez pudo empatar Banfield en un momento en el que la tenía complicada, en el que las cosas no le salían, en el que Atlético Tucumán aguantaba bien parado y no sufría. El gol de Silva llegó cuando el team de Falcioni no jugaba nada bien, muy distinto a la primera hora del partido: ahí había apretado, presionado en todos los sectores y había estado varias veces cerca del gol. Lo explicó Falcioni en la conferencia de prensa, que ése fue el mejor momento del equipo, y reconoció que en el ST estuvieron bastante desordenados. También valoró el punto contra un rival que, según él, jugó de contra.

Atlético Tucumán protestó con razón el penal cobrado. Metió el gol en su primer ataque, buen definición de la Pulga Rodríguez, y después se dedicó a aguantar. Se llevó un puntito del Sur que suma contra un rival que quedó arriba, al menos hasta mañana.

Comentá la nota