Matas defendió la calidad de la comida de Flavors

Empezaron las indagatorias en la causa judicial. Vicchi, ex titular de la empresa, se negó a declarar.
VIEDMA (AV).- Javier Matas, uno de los máximos referentes del holding que integran las empresas Masily y Flavors, finalmente declaró ayer en la causa judicial abierta para investigar si hubo defraudación al Estado rionegrino con la compra, venta y distribución de alimentos preelaborados.

Durante más de tres horas, Matas intentó explicar el origen de la materia prima con la que se elaboraban los alimentos, la condición formal bajo la cual se habilitó la planta montada en General Conesa y otras incógnitas que le planteó la fiscal, Daniela Zágari, con la presencia del juez Juan Bernardi.

Posteriormente, se presentó en el juzgado otro de los imputados. Se trató de Máximiliano Vicchi, presidente de Flavors durante parte del período en que esa firma estuvo encargada de la provisión de alimentos a la provincia, quien no obstante se abstuvo de declarar.

Por la tarde, en tanto, fue el turno de Daniel Fernández, apoderado de Flavors en la provincia, y quien figuraría como dueño del terreno de Conesa en el se levantó la planta de alimentos. Los tres fueron defendidos por Cardella.

"Matas esclareció casi todos los puntos del interrogatorio de la fiscal Zágari, se aclaró cómo está inscripta la empresa en el Ministerio de Salud Pública, la calidad de los alimentos y acerca de toda la prueba de la que hemos tomado vista hasta ahora", sostuvo Cardella.

"Se explicó perfectamente cómo se elaboró la planta en Conesa y qué diferencia técnica hay entre una elaboradora y una fraccionadora", agregó el abogado, aunque reconoció que existe una contradicción dentro del mismo expediente de Salud Pública. "Dejamos constancia de que existen contradicciones, falta que los funcionarios de ese organismo den las explicaciones", manifestó.

Ese tema no es menor, ya que para poder ser beneficiada con exenciones impositivas por parte del Estado -como ocurrió con Flavors- la planta debía ser elaboradora. Por eso la estrategia de la defensa pretendería adjudicar esa cuestión a un simple error burocrático. Cardella dijo que Matas se desligó de la responsabilidad por esos beneficios. "Flavors cumplió todas las condiciones", sostuvo.

En referencia a la calidad de los productos, el abogado dijo que su defendido -quien no quiso hablar con la prensa- desconoció la metodología en la que se tomaron las muestras por parte del juez Pedro Funes -cuando estaba al frente de la investigación-.

"Está perfectamente aclarado", dijo Cardella en relación al origen de la materia prima. "Está bajo los controles del Inal y de las empresas. Cuando hay productos deshidratados en el país se los compra y cuando no, se los puede traer de Estados Unidos o de algún otro país", dijo. Admitió así la compras en Egipto y China.

Comentá la nota