Matanza de especies protegidas sin control arroja más sospechas sobre Nora Martínez e involucra al Gobernador Brizuela del Moral

CHS es un coto no autorizado en el que se cazan especies protegidas ante la sospechosa inacción de la Subsecretaría del Ambiente. CHS además provee a su clientela norteamericana y europea certificados truchos de caza y promueve la captura de pumas para su negocio. Para colmo, nuestro gobernador tiene su foto como visitante del coto clandestino.
Catamarca Hunting Services (CHS) es un lujoso coto de caza ubicado en la estancia "Las Beatas", a unos pocos kilómetros de la localidad de San Antonio de Paclín. Sus instalaciones incluyen un complejo de 10 cabañas anexas con balcones privados que ofrecen vistas al río Paclín, pileta de natación y lago artificial. Brinda servicios adicionales típicos de un cinco estrellas: masajes corporales y tratamientos faciales, Internet Direct TV, fiestas de tango y folklore con show de boleadoras (y cuando sus clientes lo requieren servicios de scort que son reclutadas en la ciudad y llevadas hasta el complejo). Cuenta con un helicóptero propio para tres pasajeros y se alquilan avionetas para "vuelos fotográficos". Hasta aquí, un ejemplo de emprendimiento privado.

Pero su oferta diferencial consiste en una amplia variedad de trofeos de caza mayor y menor, los cuales pueden ser cazados sin ningún control; sean o no especies protegidas, sin respetar tampoco la época de veda. Y más alarmante aún: funciona sin autorización oficial para actividades de caza, lo cual es tan inexplicable como la fotografía de nuestro Sr. Gobernador en la página web de CHS.

En efecto, Brizuela del Moral aparece en la sección "testimonials" (http://www.huntincatamarca.com/testimonials.html, foto Nro25) como un huésped más de "Las Beatas". Su rostro en primer plano figura en una galería llena de fotos de cazadores exultantes, que se hospedaron en la exclusiva estancia paclinense y que se acuclillan ante ciervos y búfalos de agua recién cazados.

Matanza sin control de fauna autóctona

Catamarcactual pudo comprobar de manera fehaciente cuáles son los trofeos que ofrece Las Beatas, cuánto cuestan, formas de pago y costos de servicios adicionales. Estos precios serán expuestos con más detalle en los próximos informes.

El coto no discrimina entre especies protegidas o no, temporada de caza o veda. Da lo mismo. Lo importante es que el cliente cuente con dólares, y a otra cosa.

De acuerdo a un informe promocional de CHS -al que Catamarcactual tuvo acceso exclusivo-, existe un tarifario bien definido para Trofeos de Caza Mayor. Es así que se ofrecen especies cuya caza deportiva está expresamente prohibida como la corzuela, el pekarí los pumas y el ciervo axis (el "bamby" local). Sus precios oscilan entre los u$s1500 (los dos primeros) y u$s 3500 (los dos últimos). Podemos certificar que CHS no previene a sus potenciales clientes acerca de límites en la caza de dichos animales. En cambio, ofrece descuentos y promociones si el cliente elige un paquete más amplio de especies a cazar. Otros animales ofrecidos como trofeos de caza mayor son ciervos colorados, carneros, cabra muflón, búfalo de agua, entre otros. También se pueden cazar aves y pescar en los ríos que abarca la estancia.

Los altos costos en dólares se explican en el hecho de que este coto clandestino de lujo orienta su oferta de servicios al mercado norteamericano y europeo. En efecto, su página web está sólo en inglés.

Sin embargo, el hecho de que un coto de caza ubicado en nuestra provincia no tenga una página en español, no sólo revela una simple estrategia de marketing. Una página en español orientada al mercado local podría traerles problemas si alguien se atreviese a denunciar su situación irregular.

La existencia de este coto es bien conocida por personas allegadas a la cacería. Todos conocen que su clientela es principalmente norteamericana, y sus precios del primer mundo ahuyentan a gran parte de los aficionados a la caza que sólo cuenten con devaluados pesos en sus billeteras.

En San Antonio de Paclín, sus pobladores saben que allí se caza "lo que venga", y hemos podido comprobar que CHS les paga a algunos lugareños para que les provean de los pumas necesarios para ser cazados en el coto. ¿Se acuerdan de los ocho pumas trampeados que estaban encerrados en la propiedad de un productor de San Antonio de Paclín? En próximos informes detallaremos el porqué ya que es muy probable que aquellos pumas tuvieran como destino "Las Beatas", y no "un coto de Santiago del Estero", como afirmaron en su momento las autoridades de la subsecretaría del Ambiente.

Dicho organismo hizo la vista gorda al evidente negocio, pues supuestamente "desconoce" la presencia de semejante coto no autorizado en la zona. Además, más adelante detallaremos las paupérrimas condiciones que tuvieron que sobrellevar los tres pumas mutilados que fueron destinados a la granja que la entidad tiene en Nueva Coneta.

Falsificación de documentos

A la caza indiscriminada de especies protegidas se suma la presunta falsificación de permisos de caza, certificados veterinarios y permisos de exportación. En su página web, CHS brinda "información esencial" sobre cómo entrar armas al país "si usted viene a cazar con nosotros en Argentina": los permisos de importación en Ezeiza para un máximo de tres rifles.

En cuanto a las licencias de caza provinciales, Catamarcactual comprobó que CHS se las otorga a sus clientes por u$s 200 (más "dos fotos y copia del pasaporte"). Estos permisos son falsificados, pues deberían ser autorizadas por la subsecretaría del Ambiente, que no reconoce ningún coto de caza en la provincia. Por si ello fuera poco, se proveen permisos de exportación y certificados veterinarios a u$250 por trofeo. ¿Cómo se emiten estos certificados y quienes miran a otro lado para que todo esto suceda sin el más mínimo control? Recordemos que tampoco se pueden emitir permisos de caza en época de veda, que rige también para los cotos de caza.

Catamarcactual consultó con la oficina de Fauna de la subsecretaría del Ambiente acerca de los lugares y las especies autorizadas para la caza en esta época. Los lugares aptos para la caza son todos públicos: Laguna Blanca, Sierra de Belén, Paso de San Francisco y Quebrada Las Angosturas. Nos confirmaron además que no existe ningún coto autorizado de caza en la provincia pues no está lista la disposición que los regula.

La situación irregular de este coto es sólo la punta de un iceberg que comienza a revelar –como hipótesis de mínima- un nivel alarmante de incompetencia del organismo dirigido por la ultracuestionada Nora Martínez. Sin embargo, es bastante razonable creer que existen complicidades non sanctas entre Ambiente y CHS, que promueve actividades que afectan seriamente a nuestra fauna autóctona, sin sufrir ni siquiera una advertencia del estado que sí puede, pero evidentemente no quiere, controlar como es debido.

Comentá la nota