Matan a un militante kirchnerista

Dos balazos en la cabeza terminaron con la vida de Juan Giglio en la sede de su ONG. Dejaron junto a su cuerpo un mensaje intimidante.
El militante kirchnerista del partido bonaerense de Avellaneda y titular de una ONG, Juan Giglio fue asesinado de dos balazos en la cabeza dentro de las oficinas en que funcionó la sede central del oficialista Frente para la Victoria. Junto al cuerpo había un mensaje de tono mafioso, por lo que las fuentes policiales descartan el móvil del robo.

"Los que no tienen códigos terminan así", decía la carta que los policías de la Comisaría 1º de Avellaneda encontraron cerca del cadáver.

Según los investigadores, el crimen ocurrió el martes dentro de un edificio situado en la transitada avenida Mitre 321, a metros del Puente Pueyrredón, en el límite entre Avellaneda y la Capital Federal.

Giglio, militante del PJ, alquilaba allí una oficina en la parte delantera del edificio donde funciona la sede de la organización no gubernamental "Avellaneda Solidaria".

Alrededor de las 19, allegados a la víctima alertaron a la policía sobre que algo andaba mal ya que, después de insistentes llamados, Giglio nunca contestó.

Cuando los efectivos de la comisaría 1ra. de Avellaneda ingresaron a la oficina del hombre, lo hallaron muerto.

Los voceros policiales indicaron que el dirigente había sido asesinado de dos balazos en la cabeza efectuados con un revólver calibre 22.

Los peritos de la Policía Científica también encontraron la nota elaborada con palabras recortadas de los diarios.

En la pesquisa, bajo las órdenes del fiscal Roberto Russo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 2 de Avellaneda, trabajan los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Lomas de Zamora.

Según las fuentes, al momento del crimen, horas antes de hallazgo, había otras personas en el lugar, entre ellas la mujer de la víctima, pero ninguna escuchó o vió algo sospechoso.

"No se escuchó nada. La mujer estaba en la parte de atrás, nosotros en el comedor, a unos 40 metros y con el televisor encendido. Además, la parte de adelante está como aislada", describió Héctor, el dueño del edificio.

El hombre dijo que calcula que el homicidio de Giglio ocurrió alrededor de las 16, unas tres horas antes del hallazgo.

Consultado sobre las actividades de la víctima en el lugar, Héctor dijo que lo "único que se sabía era que se dedicaba a la asociación civil. Acá no había reuniones políticas. Él (por la víctima), sólo venía dos o tres horas por día", indicó.

Héctor afirmó a la agencia Telam que en la escena del crimen "aparentemente no falta nada" aunque aclaró que en la oficina sólo había "una computadora y un teléfono".

En tanto, y en el marco de su militancia en el PJ, Giglio había sido candidato a consejero escolar de Avellaneda en la lista de José Alessi, en las últimas elecciones a intendente.

Alessi, ex candidato a intendente de Avellaneda, sostuvo a radio Mitre que Giglio, a quien calificó como "un viejo dirigente de la zona", había estado el martes a las 13 en el Concejo Deliberante reunido en el despacho de un concejal.

En ese momento, Giglio recibió un llamado a su celular que no atendió y luego un mensaje de texto que al leerlo hizo que el hombre se fuera "preocupado y sin saludar" del despacho del concejal, contó.

Tanto Alessi como los allegados políticos a la víctima pidieron que se investigue si el llamado y el mensaje de texto recibidos en el celular están vinculados al hecho.

El fiscal Roberto Russo, titular de la UFI descentralizada 2 de Avellaneda, impuso un estricto secreto sumarial, mientras se trata de esclarecer el caso.

Comentá la nota