Matan a un líder de las FARC

Era uno de los rebeldes más sanguinarios del grupo; advertencia de Uribe
BOGOTA.- Un temido jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, calificado por las autoridades de "sanguinario", murió ayer con nueve de sus escoltas en un bombardeo de las fuerzas armadas contra un campamento de la guerrilla en una zona montañosa del noroeste de Colombia.

El ministro de Defensa, Gabriel Silva, dijo que la muerte de Rubén Antonio García, alias "Danilo", comandante del noveno frente de las izquierdistas FARC, se produjo durante un ataque en una zona rural del municipio de San Roque, en el departamento de Antioquia.

"Era uno de los duros y más sanguinarios cabecillas de este grupo narcoterrorista", afirmó Silva, que añadió que el ataque causó la muerte de nueve personas que acompañaban al jefe guerrillero.

El funcionario reveló que García, de 46 años, tenía cinco órdenes de captura y estaba acusado del asalto y la destrucción de varios pueblos del departamento de Antioquia, en los que fueron asesinados decenas de civiles y policías.

Silva anunció el pago de una recompensa de 250.000 dólares a las personas que suministraron la información que permitió ubicar y causar la muerte al líder guerrillero, con 26 años de militancia en las FARC, después de un seguimiento de 15 meses.

García tenía formación política y participó en las fallidas negociaciones de paz entre la guerrilla y el gobierno del ex presidente Andrés Pastrana, que colapsaron en 2002. Alias "Danilo" pasó a engrosar la lista de jefes guerrilleros muertos en bombardeos y ataques de las fuerzas militares, entre ellos, Raúl Reyes.

"Significa un golpe realmente severo para toda la estructura de las FARC. Representa una baja muy sensible y desarticula finalmente un grupo que venía sufriendo innumerables bajas gracias al trabajo conjunto de las fuerzas militares y de la policía", precisó el ministro de Defensa.

En este contexto, el presidente colombiano, Alvaro Uribe, advirtió ayer que Bogotá seguirá persiguiendo con "medios jurídicos" a miembros de las FARC que estén fuera del país, al tiempo que calificó de delicadas las revelaciones contenidas en un informe ecuatoriano en torno de la presencia de esa guerrilla en Venezuela.

El mandatario se refería al documento de la Comisión de Transparencia y Verdad Angostura, creada por el gobierno de Ecuador para investigar el ataque militar colombiano a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano en 2008. "El gobierno de Colombia ha tenido muchísimas preocupaciones por la presencia de estos bandidos (guerrilleros) en territorios de países hermanos", dijo Uribe.

La comisión ecuatoriana señaló que la llamada Coordinadora Continental Bolivariana, "un proyecto político internacional de las FARC", según describe la comisión, realizó su primer congreso en Caracas en 2005 y mantuvo algunas actividades dentro del Fuerte Tiuna, sede de los mandos militares venezolanos.

El gobierno de Venezuela no se ha pronunciado respecto del contenido del documento.

Uribe, desde que asumió el poder en agosto de 2002, ordenó una ofensiva militar sin precedente contra la guerrilla, que provocó la deserción de miles de guerrilleros y debilitó la capacidad militar de las FARC, que pasó de 17.000 a 9000 combatientes, de acuerdo con fuentes de seguridad, y redujo las masacres y los ataques contra la infraestructura económica.

No obstante, el grupo rebelde, considerado por Estados Unidos y la Unión Europea una organización terrorista, todavía mantiene presencia en zonas clave para la producción y el tráfico de cocaína.

Comentá la nota