Matadero: continúa la negociación en Trabajo

Los empleados y representantes del frigorífico reiniciarán hoy el diálogo.

Los trabajadores se mostraron predispuestos a resignar un 20 por ciento de sus salarios para recuperar su fuente laboral.

Los trabajadores del matadero Copromaneu S.A de Senillosa mantuvieron ayer una audiencia con representantes del frigorífico en la sede de la Subsecretaría de Trabajo de la provincia, la que finalmente pasó a un cuarto intermedio para hoy a las 10.

La negociación entre ambas partes se habría truncado ante la propuesta realizada por la empresa de reactivar el funcionamiento de la planta de faena con la condición de no realizar los aportes jubilatorios durante un año.

Los delegados no aceptaron la oferta, aunque se mostraron predispuestos a resignar un 20 por ciento de sus salarios con tal de recuperar su fuente laboral.

Hoy volverán a encontrarse a las 10 en el mismo lugar. Para entonces, los trabajadores del matadero convocaron a todos los sectores que apoyan esta causa, a congregarse frente a la Subsecretaría para acompañar el pedido de reactivación de la planta.

No resignar

«Queremos demostrarles que no vamos a dar el brazo a torcer y que no nos van a seguir doblegando. Ya hemos cedido con el tema de las vacaciones, y ahora quieren que también resignemos los aportes», manifestó Manuel Barros, del área de producción del frigorífico.

Al cierre de esta edición los trabajadores realizaban una asamblea a fin de definir una nueva propuesta para presentar en la mesa de hoy. De todas formas, Barros criticó que «desde la empresa nunca existió un ofrecimiento por escrito. Todo ha sido verbal».

Además, los empleados se mostraron irritados ante la actitud asumida por parte de los funcionarios de la Subsecretaría, quienes «en vez de defender los derechos de los trabajadores, parece que les interesa más ponerse del lado de los empresarios».

En el frigorífico trabajaban unos 40 obreros, de los cuales 25 decidieron llevar adelante un plan de lucha para recuperar sus fuentes de empleo, desde el día en que la empresa dio a conocer que había entrado en concurso de acreedores. Hoy exigen una «decisión política» para seguir trabajando en el lugar.

Comentá la nota