Masztalerz se refirió al proyecto de instalar una planta de aceite

En estos días el tema de la agroindustria se instaló en la agenda local. El proyecto de instalar una planta productora de aceites con la participación conjunta de los productores, la industria y el Estado, fue anunciada por las autoridades Municipales.
El ingeniero Jozé Masztalerz, es uno de los que interviene en las conversaciones, como autoridad del Centro Comercial e Industrial, y como responsable de Talleres Belgrano, una empresa que precisamente se ocupa de instalar plantas de aceite.

En diálogo con Radio del Centro comentó que las fábricas de aceite de soja y de girasol, así como la producción de alimentos para mascotas y el procesamiento de cereales son algunas de las alternativas para dar valor agregado a la producción primaria.

"La tendencia en el mundo es la instalación de plantas chicas, con la participación de los productores, para la elaboración con unas 30 o 60 toneladas diarias de semilla de soja o girasol", explicó.

-Su empresa se ocupa de la fabricación de plantas, ¿qué cree que se podría hacer en Chivilcoy?

-Talleres Belgrano viene haciendo equipos para la industria aceitera desde hace varios años, y exportamos bastante en los últimos tiempos.

Son plantas de aceite chicas. En un caso era de 75 toneladas de soja por día.

También hicimos una planta de descascarado de semilla de soja, para conseguir harina de alta proteína, para unas 240 toneladas por día; una alternativa con muy buen mercado.

El año pasado construimos una pequeña planta para Estados Unidos, para semillas de girasol, de unas 50 toneladas por día; y está funcionando muy bien con los subproductos, el aceite y el espeler. También con la posibilidad de elaborar biodiesel, que evaluaron los clientes.

Estas plantas se construyeron en Chivilcoy, lo que demuestra que la tecnología y la mano de obra están disponibles.

-¿Qué inversión requiere un proyecto de estas características?

-El factor principal es la capacidad de la planta. Para una planta de 30 toneladas por día hay que hablar de 350 mil dólares.

Hay que ver qué tiene el productor, o el potencial cliente, porque se necesitan silos de acopios para recibir las semillas, balanzas, elementos típicos de plantas de silos. Si esto se hace en el lugar donde ya existe una planta de silo, entonces disminuyen los costos.

De no ser así hay que hacer la inversión adicional para tener los elementos de acopio previo al proceso de producción. También se necesitan tanques de aceite.

-¿Un proyecto para Chivilcoy requiere de esa inversión?

-Sí, para una planta chica hay que hablar de alrededor de 350 mil dólares. Si es más grande se puede abaratar el costo unitario.

Hay que evaluar cada caso, optimizando en función de la necesidad del cliente, y de lo que dispone para optimizar el costo de inversión.

-¿Esto es factible?

-Hay inquietud de un grupo de productores en ese sentido. Nosotros hicimos el ofrecimiento hace mucho tiempo -antes de que aparecieran estas conversaciones- al intendente Franetovich y al director de la Producción, Martín Palomeque.

Ofrecimos la posibilidad de construir una planta en Chivilcoy. Se puede hacer, con la ventaja de tener el servicio local de asesoramiento, de puesta en marcha, ampliación… son cuestiones muy importante.

-¿La idea es la inversión compartida con el Estado?

-La idea es poder conseguir créditos para este tipo de emprendimientos.

Creo que están dadas las condiciones para que exista ayuda del Gobierno para hacer estas inversiones.

-¿Cuál sería la participación de los productores?

-Serían los inversores. Los productores conocen el negocio del cereal, y deberían conocer el negocio de la venta de los subproductos, que son el aceite y el espeler.

Comentá la nota