Mastellone retrasa un pago de deuda en un mercado todavía nervioso por TGN

Si bien no es un default, como el de la empresa de gas, se pateó hacia adelante un vencimiento por u$s 8,4 millones en esta semana. Los títulos ya cotizaban con un retorno de más de 90%
¿Se habrá abierto la Caja de Pandora? Transportadora de Gas del Norte fue el primer default corporativo de la era K y las restantes compañías en problemas empiezan a mostrar signos de fatiga. Sobre el cierre de la semana pasada se conoció que Mastellone Hermanos, que tenía un vencimiento de deuda por u$s 8,4 millones el 31 de diciembre, dijo que se retrasará en el pago. La empresa, en un comunicado a la CNV, no argumentó las razones para postergar el pago pero señaló que lo hará en el transcurso de enero del 2009, ya que tiene 30 días de gracia pasada la fecha de vencimiento.

En el mercado, después del caso de TGN, no dudan en encender las luces de alerta. “Es cierto el retraso no la hace ingresar en default. Pero para mí es lo mismo, por más que técnicamente suene lindo decir que es un waiver. Al final del día, esto significa que no tiene plata para hacerlo ahora”, dijo un operador de un banco privado de capitales locales.

Los u$s 8,4 millones que Mastellone pateó para adelante corresponden a intereses de tres bonos distintos con vencimientos en 2012, 2011 y 2013 respectivamente. Los títulos de esta empresa, al viernes pasado, mostraban un rendimiento del 93%, priceando prácticamente un incumplimiento de pagos en el corto plazo.

En un informe, el Deutsche Bank dice que “nos mantenemos cautelosos con los bonos de Mastellone”. La entidad argumenta abrir el paraguas debido a las significativas incertidumbres en el corto plazo. A saber: la dependencia a los pagos por compensaciones por parte del gobierno argentino, los controles de precio, aumento de los costos, caída en los precios de las exportaciones y los riesgos macro de la Argentina. Lo único positivo que sacan es que una liberalización de los controles que ejerce le gobierno le daría “upside” a los negocios de la compañía.

Sea la reciente movida de la empresa un default encubierto o no, lo cierto es que algunos dicen que Mastellone tuvo una bocanada de aire fresco con el reciente pago por u$s 15 millones que recibió de Danone. Esto, obviamente, ayuda a mejorar la caja. El Deutsche calcula que Mastellone tiene u$s 24,5 millones en cash, monto similar a la deuda de corto plazo, mientras que el leverage (apalancamiento) sigue siendo elevado.

¿Quién más estaría en aprietos? En el mercado se habla de Autopistas del Sol, cuyos bonos cotizan con un rendimiento del 24% (los de corto plazo) y 47% (los de largo). En 2009 tiene que pagar intereses por u$s 18 millones.

Comentá la nota