Mastandrea firmó un contrato de medio millón con poco conocida ONG

La presidenta de la Legislatura del Chaco, Alicia Mastandrea, firmó un contrato de “asistencia y cooperación técnica” con una poco conocida asociación civil de Misiones, a la que la Cámara de Diputados le pagará algo más de medio millón de pesos por seis meses de consultoría.
La entidad beneficiada con el contrato es la Asociación Civil Ecoambiental, una ONG prácticamente desconocida para los ambientalistas chaqueños y que en la prensa misionera tampoco exhibe muchos antecedentes, más allá de participar en algunos proyectos financiados con recursos nacionales, como por ejemplo el Plan Manos a la Obra.

Pese a tener origen en una temática ligada al cuidado del medio ambiente, en el convenio firmado con la Legislatura chaqueña, Ecoambiental asume una labor de consultoría mucho más amplia, que va desde cuestiones relacionadas a la adecuación de leyes provinciales a normativas nacionales hasta asuntos vinculados con el nuevo edificio de la Cámara, sin dejar de lado la política comunicacional del poder y los “procesos de calidad legislativa”.

Pagos de $ 90.000 por mes

En el anexo del acuerdo, la cláusula sexta establece que “el presupuesto asignado para las acciones y desarrollos de los productos previstos es $ 540.000”, y en la cláusula siguiente se fija que “para cubrir el monto total del proyecto, la Cámara dispondrá una transferencia o medio de pago por chica suma a favor de la Asociación Civil Ecoambiental, en forma inmediata luego de la firma del presente convenio por la suma de $ 90.000 mensualmente hasta cubrir el importe total del proyecto”.

El documento lleva las firmas de Mastandrea y del docente que preside la Asociación Ecoambiental, Silvio Carlos Rivera.

La sede declarada por la ONG está en Alem, una localidad del interior de Misiones. Ambientalistas chaqueños consultados por NORTE dijeron no conocer a la entidad, aunque uno de ellos, a partir de nuestra requisitoria, consiguió que contactos suyos rescataran escuetos recuerdos sobre Ecoambiental, asociándola sobre todo a tareas educativas en cuidado del medio ambiente.

Una de esas personas llegó a reflotar un correo electrónico de un integrante de Ecoambiental, de 2003, donde la ONG se autodefinía como una institución “light” dentro del mundo de las organizaciones ecologistas “Nosotros, tenemos un perfil que nos ubica en las instituciones ‘light’, nuestro caballito de batalla es la Educación Ambiental y desde allí promover acciones directas de toma de conciencia ambiental, reconociendo cada uno de los factores que implican este proceso”, se leía en el texto.

Amplias competencias

Sin embargo, la entidad parece haber diversificado en gran modo sus incumbencias, ya que en la primera cláusula del anexo del convenio firmado con Mastandrea figuran objetivos variados.

En primer lugar se habla, en materia de “regionalización”, de que la labor de consultoría contemplará “la creciente necesidad de integrar los contenidos legislativos a marcos nacionales, regionales y/o supranacionales”, donde “la Cámara deberá adecuar la legislación provincial existente por regiones conciliando la conservación y el desarrollo humano a fin de garantizar de esta manera la sustentabilidad del hábitat humano”. Hasta allí, hay conexión con la temática de origen de la ONG misionera.

En cambio, el segundo punto en la lista de objetivos ya es la “sede definitiva del Poder Legislativo”, donde se dice que “la concreción de este proyecto redundará en mejor atención a los ciudadanos, una más eficiente administración de recursos y ahorros importantes en los gastos de infraestructura y mantenimiento”.

El tercer punto es “comunicación”, donde se habla del sitio web de la Cámara y del “objetivo prioritario de concienciar al ciudadano sobre la transformación necesaria de la sociedad con una visión holística que incluya al ser humano y la naturaleza”.

El cuarto ítem es “participación de la sociedad civil”, que plantea “la aplicación efectiva de mecanismos concretos de participación como la audiencia pública” y el quinto son los “procesos de calidad legislativa” para “la mejora continua de la calidad de los procesos y procedimientos que desarrollan los señores legisladores y las distintas áreas del poder”.

En el convenio, Ecoambiental tiene la responsabilidad de “la implementación de las acciones y los desarrollos comprometidos” y la Cámara asume el compromiso de proveerle recursos humanos, documentación, información, infraestructura, equipamientos y “apoyo logístico”.

Hasta ahora, lo único visible de los servicios de Ecoambiental fueron los “auspicios” (así figura en las tarjetas de invitación) de algunas charlas y disertaciones, como la realizada el 4 de noviembre sobre “Programas de educación y prevención sobre el consumo de drogas”.

Comentá la nota