Massuh: Moreno quiere pagar con papel las boletas de servicios

El funcionario comenzó a proponerles a varias empresas cubrir sus necesidades de papel y luego pagar el resto con dinero. Las compañías analizan alternativas para aceptar el pedido
Con la convicción de que en tres años, según prometió, pondrá de pié a la empresa y se la entregará a sus dueños con números azules, el plenipotenciario Guillermo Moreno –en los papeles es secretario de Comercio Interior– agudizó las medidas para reducir los costos de Papelera Quilmes (ex Massuh), cuyas riendas maneja desde mayo.

La última decisión del funcionario, una especie de gerente general de la empresa, pasa por convencer a los prestadores de servicios de aceptar el pago de parte de la boleta mediante la venta de papel. "La idea es que comencemos a comprarle a la empresa de Moreno nuestro consumo de papel para luego restar ese monto de la cuenta total. La diferencia la pagaría con dinero", explicaron en una de las firmas a las que llegó la iniciativa del funcionario.

Por la zona en que se ubica, Papelera Quilmes compra servicios a Telefónica, Metrogas, Edesur y Aysa, la empresa estatal que se encarga de la distribución de agua corriente y con la cual Moreno también se contactó. En principio, a las compañías no les cayó mal la iniciativa del funcionario. En una de esas firmas, donde prefirieron no ser indentificados, aseguraron que, como suelen hacer en casos de emprendimientos recuperados, "vamos a buscar la manera de que la empresa cuente con nuestro servicio para seguir operando".

Además de la figura de Moreno, las empresas de servicio tienen otro motivo para ser condescendientes con la ex Massuh: el intendente de Quilmes, Francisco Barba Gutiérrez, quien suele llamarlas por teléfono para mejorar el trato hacia la papelera. "Es una figura importante y siempre está preocupado por este tema. El cierre de una planta así trae un problema social", explicaron en otra compañía.

"Vamos a anlizarlo", dijeron en una de las firmas consultadas. "A pesar de su carácter, Moreno cumple, no como otros funcionarios", reconocieron.

Moreno puso el primer pié en Massuh el 12 de mayo con el objetivo de reactivar la planta, parada desde hacía cinco meses. Acarrea una pesada carga: deudas por $ 249 millones (51% a los bancos Nación y Provincia) y 14 pedidos de quiebra.

Por un lado, el funcionario intentará reactivar la planta con fodos de la ANSeS –el aporte público no superaría los $ 4 millones– administrados por un fideicomiso.

Durante su gestión, además, está previsto que le pague un canon a sus dueños, entre los que figura Héctor Massuh, ex vicepresidente de la UIA, que deberían cubrir los pasivos.

En términos formales, Moreno es director del fideicomiso que administra la operatoria diaria de la empresa. Pero en la práctica toma distintas decisiones relacionadas con la empresa.

Con el cargo en la mano, algo que hace difícil de rechazar cualquier propuesta del funcionario, Moreno salió en búsqueda de nuevos clientes. Además de las proveedoras, intentará colocar la producción de la planta en cuanto despacho oficial lo necesite.

Algo similar comenzó a hacer con las empresas de electrodomésticos Audivic y Siam. El funcionario negocia con las grandes cadenas y supermercados las condiciones de venta de equipos de esas empresas, también en problemas.

Comentá la nota