Massera bajo el microscopio

La medida fue reclamada por organismos de derechos humanos y la Secretaría de Derechos Humanos, luego de que un informe ordenado por la Justicia italiana señalara que el represor está en condiciones de ser sometido a juicio.
El ex comandante en jefe de la Armada Emilio Massera será sometido a una nueva pericia médica, en el marco de la megacausa ESMA, para corroborar si es un simulador “plenamente en condiciones de ser sometido a juicio”, como afirma la pericia del médico italiano Pie- ro Rocchini, que ayer publicó Página/12. Hasta ahora, el Cuerpo Médico Forense sostuvo que el dictador es insano e inimputable.

Los procesos contra Massera en la Argentina se suspendieron en 2005, luego de que una junta médica dictaminara sobre su “involución mental” producto de un derrame cerebral sufrido en diciembre de 2002 y la jueza María Servini de Cubría lo declarara “insano” e incapaz de enfrentar un proceso penal, lo cual fue avalado por la Corte Suprema.

Italia puso en duda la seriedad de los exámenes y el juez Marco Mancinetti envió al perito Roberto Tatarelli, que lo revisó el 5 de marzo de 2007, tras sortear los obstáculos que interpuso el entonces juez y hoy ministro porteño Guillermo Montenegro. Tatarelli concluyó que la demencia le impedía al ex marino afrontar un juicio. Mancinetti suspendió el proceso y estipuló una revisión periódica para evaluar posibles cambios, que encomendó a la Justicia argentina. Tal como informó Horacio Verbitsky hace un año, los jueces argentinos no enviaron los informes médicos. En diciembre, por orden del juez italiano, el perito Piero Rocchini volvió a examinarlo. Concluyó que Massera “experimenta una moderada declinación psíquica” pero está en condiciones de ser juzgado, “pese a posibles intentos manipulatorios, más o menos conscientes, actuados por medio de exageraciones de síntomas psíquicos ficticios”.

Mientras organismos querellantes y la Secretaría de Derechos Humanos solicitaron la reapertura de los juicios contra Massera, el juez Torres, a cargo de la causa ESMA, confirmó a Página/12 que ordenó una pericia a cargo de la Asociación Médica Argentina, la Facultad de Medicina de la UBA y el Cuerpo Médico Forense, intervenido por la Corte por su irregular funcionamiento. La SDH reclamó que también participe de los exámenes el Gabinete Pericial Psicológico Forense de la Facultad de Psicología. Torres aclaró que “la declaración de insania rige sólo para el fuero civil”. “Lo que hay es una suspensión de la causa en base a los informes que dicen que no está en condiciones de defenderse”, explicó. Si la nueva pericia contradice las anteriores y confirma la italiana, “se ordenará su indagatoria y se verá qué se hace con los médicos que intervinieron”, dijo.

Massera también está imputado en causas por robos de bebés a cargo de Servini de Cubría, en “Plan Cóndor”, a cargo de Rodolfo Canicoba Corral, y en “Plan sistemático” de apropiaciones, que instruye Norberto Oyarbide. “Corresponde a estos magistrados verificar de inmediato las condiciones de salud de Massera, reabrir el proceso penal en su contra y trasladarlo a una unidad penitenciaria común, donde no reciba privilegios”, reclamó ayer Abuelas de Plaza de Mayo. La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, consideró que el caso confirma “la complicidad de la Justicia, cada vez más clara”. “No es que la Justicia perdona a Massera y dice que está tonto. En la Justicia se perdonan ellos también, porque también son responsables y cómplices de todo lo que pasó”, concluyó.

Comentá la nota