Massei impulsa las paritarias para la Justicia

El proyecto de ley de convenio colectivo para el ámbito judicial es de su autoría. Está en la Legislatura neuquina. El futuro integrante de la Corte provincial se esperanza en una Justicia más abierta, que instrumente las audiencias públicas y la mediación para resolver conflictos.
Oscar Massei, con la renuncia a su banca en la Cámara de Diputados de la Nación ya aceptada, espera la designación para volver a ser vocal del Tribunal Superior de Justicia en Neuquén. Y está muy motivado, por lo que se puede apreciar en su actitud. Decidido a promover un cambio de relaciones entre los jueces y la sociedad. En tener una relación abierta, donde los magistrados hablen, expliquen, donde exista una fuerte “libertad de expresión en la Justicia”.

Además, promoverá cambios. Por ejemplo, un convenio colectivo, paritarias en la Justicia, que permitan llevar una negociación ordenada con los empleados. Él, precisamente, es el autor del proyecto de ley de paritarias para el Poder Judicial, que está en la Legislatura neuquina. Y recomienda que los diputados lo evalúen, porque es necesario.

De estos y otros temas habló con periodistas de este diario, en el programa Sin Pelos, por FM Récord. Lo que sigue es parte de ese diálogo con Oscar Massei:

¿Qué ha cambiado en estos años en Neuquén, desde aquella primera participación en la Corte?

El crecimiento. Son casi 20 años, ha crecido fuertemente la provincia, y entre otras cosas, ha crecido la conflictividad de todo tipo. Cuando estaba en el Tribunal en el 91, todavía Neuquén tenía un eje que eran las empresas del Estado nacionales. Una estructura totalmente distinta. De allí se produjo también un cambio en la conflictividad.

También creció estructuralmente la Justicia, fundamentalmente en los últimos años se han generado nuevos órganos judiciales, en distintas localidades de la provincia.

Ha habido un cambio realmente importante, pero la Justicia neuquina no ha escapado a lo general que ha pasado en otras provincias y a nivel nacional. Sometida a muchos conflictos que no debían judicializarse, y se han judicializado. En función de esto y de otras circunstancias se ha perdido credibilidad.

Hubo un cambio con el Consejo de la Magistratura. Con sus pro y sus contra, como ocurre con todo órgano que recién empieza. Me tocó ser miembro fundante a nivel nacional del Consejo de la Magistratura, y nos pasamos seis meses haciendo reglamentaciones. Pusimos tanta burocracia que el procedimiento para nombrar un juez duraba años…así que lo tuvimos que volver a cambiar. Así que esto ocurre, hay que entenderlo.

Se ha crecido mucho en personal en el Poder Judicial, que por las últimas informaciones que tengo ronda las 1560 personas. Mil son agentes judiciales, y hay algo más de 500 funcionarios, un número importante.

Por suerte tenemos el presupuesto propio. Algo que trabajé personalmente con el amigo ya fallecido, Carlos Alberto Arias, en el proyecto de lo que después fue la Ley de Autarquía, que es un orgullo para la provincia. Claro, el presupuesto está sujeto a la masa de coparticipación…vamos a sentir un efecto importante el año próximo, con la baja del precio del petróleo, de la recaudación…

Uste también trabajó en el proyecto de paritarias, de convenio colectivo para la justicia…

Sí, trabajé a pedido de SEJUN (el gremio judicial neuquino), por supuesto de manera ad honorem. Ahí está, el proyecto. Yo manifesté a los legisladores (durante la audiencia de la semana pasada) que hay que discutirlo, yo también lo haré, lo impulsaré en el cuerpo…es importante porque es un instrumento para la negociación, tenemos que tener capacidad de las partes para resolver los conflictos…he buscado las medidas más modernas para resolver conflictos…

Ha trabajado mucho este tema…también con el proyecto de mediación…

Estamos viendo que ahora hay una mediación, pero que no está ordenada. Yo planteé esto a nivel nacional, con la mediación, vinculado al tema de la no punibilidad del sistema penal. Hoy hay una gran discusión entre el principio de legalidad, y el principio de la oportunidad…en base a ese principio de oportunidad, uno puede introducir la mediación, cuando frente a un hecho determinado, el juez dispone la intervención del cuerpo de mediadores. Este es un camino que tenemos que recorrer, porque está sucediendo que de hecho hay mediaciones, sin que esté reglamentado esto, sin capacitación…el tema de la mediación ha recalado en todos los órdenes de la vida…hay que trabajar fuertemente mediadores, formar un cuerpo que esté a disposición del ministerio de Gobierno.

Lo que el pueblo de Neuquén ya no tolera es que un día se levanta y dos personas le están cortando la calle…la policía no interviene porque el poder político le dice que no actúe, los jueces dan la orden y saben que la policía no va a intervenir, y se plantea entonces un conflicto de poderes.

Los jueces tienen que salir de atrás de sus escritorios. En Confluencia (se refiere al conflicto que originó la usurpación de un terreno), debería haber estado el juez presente. El juez debe conocer la real magnitud del conflicto.

Es un delicado equilibrio…

Hace 10 años atrás ¿quién pensaba en que se iban a instrumentar audiencias públicas? Hay que aplicarlo aquí en Neuquén, todo conflicto que exceda lo individual, que se ocupe de lo grupal, lo colectivo, que convoque a audiencias, como ya ha hecho la Corte Suprema.

Ahora las personas van a las audiencias. Se movilizan a los juicios. Esta nueva realidad que no se vivía antes, hoy está instalada en la sociedad. Por lo tanto hay una forma de actuar y relacionarse distinta.

Valoro en esta Corte (nacional) que habla sin tener miedo a estar prejuzgando. Es lo que pasó con el tema de los menores, cuando los jueces explicaron claramente que el tema le corresponde al poder político. La Corte ha dicho “legislen”…si no les gusta, porque la Corte actúa según las leyes vigentes, si no gustan estas leyes, hay que hacer otras.

Esa relación de la Corte y el poder político, donde la Corte ha ordenado actuar en algunas cosas puntuales, como en el caso del Riachuelo, ¿cree que se podrá dar en Neuquén?

Creo que estamos en condiciones de encontrar consenso y buscar los nuevos mecanismos, que los jueces sean conocidos, que salgamos a la calle y no tengamos miedo que nos conozcan, de saber que somos parte del Estado, que tenemos responsabilidades, que no podemos tomar cualquier tipo de resolución, que debemos tener claro que existe un límite que es lo institucional, la independencia del Poder Judicial. Es un tema que se practica en Río Negro, donde el Superior Tribunal llama a audiencia pública, yo he participado como auditor… es interesante porque se termina la hipocresía, porque cuando usted hace audiencia, de mil que hablan se presentan cinco…porque cuando hay que afrontar la realidad, mucha gente no lo hace.

Vamos a defender fuertemente la libertad de expresión en el ámbito de la Justicia.

Comentá la nota