Massa vuelve con sus vecinos

Cuando le tocó asumir la responsabilidad en el gobierno nacional, Sergio Massa prometió que continuaría "con un ojo en Tigre".
Decir que vuelve con sus vecinos es una verdad a medias, porque en la práctica si bien se alejó formalmente de la labor diaria del Ejecutivo municipal, nunca dejó de estar cerca de la gestión.

Cuando Julio Zamora asumió como intendente los cambios en Tigre fueron los obligados por los funcionarios que acompañaron a Massa al gobierno nacional, mientras que otros muy cercanos permanecieron en el municipio.

La impronta de Sergio Massa nunca se apartó del quehacer municipal. "Venimos por lo que falta hacer" es una de sus frases favoritas, que a juzgar por la cantidad de obras realizadas a un año y medio de ser elegido por los vecinos se llevó a la práctica y está en plena vigencia.

En cada aparición en la que tuvo oportunidad Massa metió la palabra Tigre en su discurso. En su paso por el Gobierno Nacional llevó la experiencia de monitoreo y seguimiento de seguridad aplicado en el distrito, como base del plan de seguridad ciudadana que se extendió a municipios y provincias.

Y nunca dejó de expresar su deseo de mantener el contacto fluido con los vecinos de Tigre. Desde una inauguración de redes de agua potable, una ampliación de red de gas, o una recorrida por obras, Massa mantuvo presencia constante en el distrito cada una de las semanas durante los meses que estuvo al frente de la Jefatura de Gabinete.

Después de presentar a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner su renuncia, Massa se reunió con los periodistas acreditados, con los que mantuvo mayor contacto en estos meses. Todo un símbolo, ya que intentó imprimir al gobierno una dinámica distinta de comunicación, aunque habrá que analizar si la Presidenta logró capitalizar el aire fresco que el joven funcionario llevó al momento de su designación.

Al salir de la Rosada, Massa subrayó "la experiencia" que le deja su paso por tan importante cargo. Experiencia que deberá capitalizar y que seguramente logrará transformar en nuevas fuerzas para el futuro.

En la redacción de la escueta carta que le envió a la Presidenta formalizando la decisión que ya tenía internalizada, seguramente pesaron motivos como el escaso margen de acción que tuvo para llevar adelante el tipo de gestión que ejecuta, el mismo estilo por el cual fue convocado a asumir la responsabilidad en plena crisis con el campo, con el INDEC de los índices digitados y Guillermo Moreno "degollando" a un Ministro de Economía.

El campo mantiene sus demandas en un contexto totalmente distinto, los precios aumentan sin registro ni control efectivo, y en lugar de un cambio de rumbo, desde distintos sectores se califican las modificaciones del gabinete -precipitados por la renuncia de Carlos Fernández- como un "maquillaje". Los Kirchner se repliegan en el círculo chico para emprender una nueva batalla, y a juzgar por la designación de Aníbal Fernández, no es el canal del diálogo el elegido para remar tras la derrota electoral.

Sergio Massa quería volver a Tigre, y según fuentes cercanas en sondeos recientes un 70 por ciento de los habitantes del distrito consultados, pretendían lo mismo. Quizá por eso en las elecciones legislativas logró un apoyo del 53 por ciento, un porcentaje histórico que superó hasta el obtenido para acceder al Ejecutivo municipal, y en la zona norte, la lista de diputados nacionales que llevaba a Massa como candidato ganó en un solo distrito: Tigre.

Comentá la nota