Massa se reunió con holdouts para avanzar en la salida del default

Fue durante la semana pasada. El lanzamiento se haría recién en septiembre, pero siempre antes de las elecciones. También hay contactos de los bonistas con Economía
Aunque la coyuntura económica externa y local marca otras urgencias, el Gobierno sigue trabajando en la reapertura del canje para los holdouts. Según averiguó El Cronista en exclusiva, la semana pasada el jefe de Gabinete, Sergio Massa, estuvo reunido con un representante de los bonistas. La charla giró sobre los temas previsibles: qué tipo de bonos podrían recibir los que hoy tienen papeles defaulteados, y con qué porcentaje sobre la deuda original y nominal.

El dato significativo, no obstante, es el encuentro en sí mismo. Hasta la semana pasada, sólo se habían realizado contactos entre representantes de los holdouts y funcionarios de segunda línea del Ministerio de Economía. “Subsecretarios y otros hombres de (Carlos) Fernández vienen haciendo estas reuniones desde antes del canje de Préstamos Garantizados. Nunca se congeló el tema, aunque hay compromisos de mayor urgencia, como mantener los niveles de actividad y empleo”, detalló un operador de la Casa Rosada.

De todas formas, admitió que la intervención directa de Massa “marca un avance”. Además, se produjo la misma semana que el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, admitió que se evalúan distintas opciones para resolver la situación de los holdouts. Fue durante la apertura del tramo internacional para el canje de Préstamos Garantizados. Según distintos analistas, el paso lógico que antecede a los otros dos grandes temas pendientes: Club de París y holdouts.

La fecha estimada para que estos últimos puedan reconvertir su deuda, de papeles en default a performing, ya no es marzo o abril. Ese era el plan en septiembre del año pasado, antes que el tsunami de la crisis financiera internacional surtiera efecto sobre la economía local. Ahora los tiempos se corrieron hasta agosto o septiembre, “pero nunca más allá de las elecciones”, confirmó otra fuente de la Casa Rosada. “En medio de toda la debacle, es una buena señal que la Argentina vaya resolviendo de a uno sus temas de financiamiento”, agregó con optimismo.

La reapertura del canje, oficializada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el 22 de septiembre en Wall Street, fue anticipada por este diario dos semanas antes. “El tema ya pasó por Olivos. La presentación de la oferta está prevista para principios del año próximo; plazo que puede variar en función de las circunstancias políticas y económicas”, dijo El Cronista en su edición del 9 de septiembre. “Lo que estudian actualmente las máximas autoridades políticas tiene el siguiente marco: la oferta será menor a la realizada para los bonistas que entraron en el primero –y hasta ahora único– de los canjes; la aceptación de los nuevos bonos podrá hacerse durante varios meses, e inclusive el canje puede quedar abierto por tiempo indeterminado; la propuesta será presentada como decisión y obra del Gobierno, no de uno o varios bancos de inversión”, se agregó en aquella ocasión.

Desde entonces se barajaron varias opciones. Como tomar los bonos defaulteados al 100%, siempre que ese dinero se destine a inversiones productivas en el país (propuesta de un grupo de bonistas al ministro de Planificación, Julio de Vido). También se discutieron las características esenciales de los bonos del canje: año de vencimiento, interés pagadero hasta entonces, y si habrá –como en el canje anterior– un cupón que premie el alto crecimiento del PBI. Los bancos que trabajaron la propuesta desde un primer momento, y lo siguen haciendo (aunque a menor ritmo) son los mismos que realizaron la propuesta: Barclay‘s, Deutsche y Citigroup.

Comentá la nota