Massa reavivó los rumores de cambios para volver a Tigre.

Massa reavivó los rumores de cambios para volver a Tigre.
Feliz. En Tigre, lejos de la Casa Rosada, Massa disfrutó de una soleada jornada con su gente.
Los rumores sobre la salida de Sergio Massa del Gobierno no son nuevos. Pero en los últimos días volvieron a recrudecer como parte de las versiones que hablaban de una renovación del gabinete, que los Kirchner estarían evaluando para oxigenar su estructura de cara a la campaña electoral. Algunos inclusive le pusieron fecha a la renuncia: el día siguiente de los comicios de junio. Otros, más aventurados, sugieren que las modificaciones en lo más alto del poder se concretarían en los próximos días.

Lo curioso del caso es que, según distintas fuentes de Gobierno, esos rumores ahora estarían siendo fogoneados por el propio Massa con el objetivo de presionar al matrimonio presidencial para evitar integrar la lista de diputados que encabezará el propio Kirchner y regresar como intendente de Tigre.

Además de las filtraciones a la prensa, el jefe de Gabinete mandó a realizar una encuesta provincial, para sustentar su posición frente a los K. Si los sondeos le dan muy bajo, tendrá argumentos para bajarse de la postulación; y si le dan bien, y no tiene más remedio por la presión de Kirchner, tratará de negociar el segundo lugar en la nómina.

La posibilidad de secundar al ex presidente cayó en desgracia cuando el hermano del gobernador bonaerense José Pepe Scioli escaló algunas posiciones en el seno del matrimonio presidencial para la arquitectura electoral. Así, Massa volvió a quedar relegado y, ahora lo ubican detrás de la ministra de Salud, Graciela Ocaña, quien iría tercera, aunque tampoco recibió todavía una propuesta concreta. Sin embargo, hay una diferencia sustancial entre Ocaña y Massa: la primera desea volver a la tarea legislativa, y el segundo lo quiere evitar.

En forma paralela, en los últimos días el jefe de Gabinete en uso de licencia en la intendencia de Tigre sondeó la popularidad de su apellido en el distrito para garantizarse un regreso con gloria.

Resultó que gozaba de casi un 60 por ciento de aprobación frente a su rival, el histórico partido Acción Comunal. También notó que su mujer, Malena Galmarini, actual secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano del municipio, podría figurar como candidata para los vecinos de Tigre.

El vínculo entre Massa y Kirchner se deterioró aceleradamente desde que fue designado al frente del Gabinete. Desde hace unos meses, el jefe de Gabinete no asiste a los cónclaves de la quinta de Olivos y es relegado de las decisiones claves. "Está afuera de la mayoría de las decisiones relevantes", confesó un asesor que trata frecuentemente con el funcionario.

Un anticipo de las salidas que se vienen

En la edición de PERFIL de ayer, el columnista de la sección El Observador, Roberto García, también se refirió a los posibles cambios de gabinete. Sostiene que los cambios serán el día después de las elecciones, para "no malquistarse con quienes cumplen la orden de ‘no echar a nadie antes de las elecciones’".

García relata que en una reunión con embajadores, Cristina le reprochó a Jorge Taiana porque en ése salón no habían colocado lamparitas de bajo consumo. "Como un reguero dramático corrió el reproche presidencial en ese universo diplomático tan propenso al chisme, incorporaron al siempre discreto Taiana a la lista de reemplazables en la hilera de ministros que podrían partir", continúa.

"Si resulta dudosa esta modificación, otras dos del elenco ya parecen consumadas: la salida de Graciela Ocaña y Sergio Massa", describe el columnista. "No se vislumbra una remoción radical, por más que la recomienden allegados para ver si otros hombres son capaces de alterar una política que cosecha sólo desaciertos", agrega y enumera a Julio de Vido, Carlos Tomada y Carlos Fernández como nombres de improbable reemplazo.

Por otra parte, García sostiene que "lo que no falta ahora son candidatos". "Mucha gente se queda sin ocupación luego de las elecciones. Basta ver la nómina de los que no renuevan o de los que sí lo intentan tampoco renovarán por falta de adhesión, los Díaz Bancalari, los Muller, los Cuto Moreno, los Dovena, los Kunkel", concluye.

Comentá la nota