Con Massa y el peronismo como aliados, Vidal logró aprobar el endeudamiento de 68.500 millones

Con Massa y el peronismo como aliados, Vidal logró aprobar el endeudamiento de 68.500 millones

También se aprobó el presupuesto 2019, la suba de impuestos y el juego online.

Fue una negociación precisa en la que todos los bloques tenían que aportar algo para que María Eugenia Vidal pudiera tener el presupuesto, el endeudamiento para el año próximo y la suba de impuestos. La búsqueda de consensos tenía sus ribetes: al mismo tiempo que la oposición votaba alguno de los proyectos, debía haber espacios para mostrar rechazo sobre los otros.

Los detalles del acuerdo se negociaron desde la mañana hasta casi la medianoche. Hubo avances y retrocesos. Finalmente los legisladores de Vidal consiguieron el apoyo del Frente Renovador y el bloque de intendentes peronistas.

La fuerza de Sergio Massa rechazó el presupuesto, pero respaldó el endeudamiento y la ley Fiscal Impositiva (que incluyó la habilitación del juego online). Lo mismo hizo el bloque de los intendentes del PJ que lidera Martín Insaurralde.

Con la ayuda de Massa y el peronismo, Cambiemos tiene los votos para el endeudamiento

En tanto, el kirchenrismo duro también formó parte de la negociación. El bloque de Máximo Kirchner rechazó todos los proyectos pero como parte del acuerdo "permitió" que el peronismo dialoguista votara el endeudamiento sin tensionar la alianza electoral de cara al año próximo.

En el Senado, la bancada del kirchnerismo duro fue la más dura. "Es un presupuesto de ajuste que toma deuda solamente para pagar deuda. Es un presupuesto donde la salud y el desarrollo pierde por goleada contra la deuda", dijo Federico Susbielles. En tanto, el matancero Daniel Becerra cargó contra Cambiemos: "Estamos desde las tres de la tarde esperando que se negocie, no que se logre un consenso, que se negocie. Es una mala práctica de la política", dijo.

Manuel Mosca y Teresa García.

Por su parte, Gustavo Traverso planteó críticas al Frente Renovador por votar el endeudamiento y la Fiscal Impositiva y rechazar el presupuesto. "Es una puesta en escena para construir titulares en los medios. Es querer ser un poquito opositor, pero no tanto", dijo.

Sin inconvenientes, Cambiemos aprobó los tres proyectos en el Senado: endeudamiento (33 votos a favor sobre 13 en contra), presupuesto (29 a favor sobre 17 en contra) y la ley Fiscal Impositiva (31 a favor sobre 15 en contra). Los relojes ya marcaban la una de la madrugada y los Diputados esperaban en el recinto. Se armaban grupos, circulaban mates, algunos dormitaban en las butacas.

Primeros acuerdos

El viernes, Vidal accedió a una serie de cambios en el proyecto de presupuesto que permitió destrabar la votación del endeudamiento, el principal desafío legislativo toda vez que requiere el dos tercios de los votos.

Esos cambios pasaron por una reducción drástica del costo de los subsidios a la tarifa social eléctrica, a las líneas locales de transporte y los costos del Ceamse. Estos tres puntos representaban un paquete de 14.000 millones difícil de afrontar para los distritos del Conurbano.

El negocio de las apuestas deportivas detrás de la habilitación del juego online

En rigor, lo que hizo Vidal fue transferir a los municipios buena parte del ajuste que le impuso el gobierno nacional. La estrategia de la Gobernadora hizo que el foco de la discusión pasara por esos puntos del presupuesto y no por el endeudamiento, clásico eje de discordia entre Cambiemos y la oposición.

Otros puntos que cedió Vidal fue el techo de las tasas municipales que el gobierno había fijado en un 38% y el porcentaje de afectación en obras del Fondo Educativo.

El gobierno negoció en distintos frentes. La Gobernadora mantuvo contactos con Sergio Massa. En tanto, el presidente de Diputados, Manuel Mosca, allanó ese camino con los legisladores del Frente Renovador.

Mosca se ocupó además de cerrar filas con el bloque del Frente Amplio Justicialista una bancada de cuatro diputados de perfil dialoguista.

Por otro lado, el jefe de Gabinete, Federico Salvai, y los ministros Hernán Lacunza (Economía) y Joaquín De la Torre (Gobierno) negociaron con Martín Insaurralde y un grupo de legisladores del kirchnerismo duro.

La presencia de legisladores que responden a Máximo Kirchner en las negociaciones fue quizás el hecho político que destacó esta discusión del presupuesto. LPO adelantó a mediados de noviembre la estrategia de Insaurralde de plantearse en la negociación junto con senadores y diputados de La Cámpora, algo que no ocurrió desde fines de 2015 cuando José Ottavis (entonces al frente de un bloque de 46 diputados kirchneristas rompió la negociación).

En la negociación, Massa no logró convencer a Vidal de la necesidad de desdoblar las elecciones municipales. Quizás como un gesto, la Gobernadora aceptó dar luz verde a una bicameral que estudiará los proyectos presentados sobre el tema.

La bicameral está lejos de ser un acuerdo político. No es vinculante y estará controlada por Cambiemos. En rigor se trató de una salida consensuada para que el líder del Frente Renovador no se vea lastimado tras la frustrada negociación.

La sesión en Diputados arrancó a las 2 AM. Este no es un presupuesto de ajuste", se adelantó a decir Marcelo Daltetto, presidente de la comisión de Presupuesto e Impuestos. "Lo normal en una crisis económica son los desajustes fiscales. Sin embargo vamos a tener el segundo año de superavit primario", agregó.

Walter Abarca (Unidad Ciudadana) respondió con dureza. "En 2015, cuando Vidal llegó a la provincia, cada bonaerense debía 5.300 pesos. Hoy, cada habitante de esta provincia debe 30.000 pesos".

"Con lo que se va a pagar servicios de deuda se podrían haber repavimentado 12.500 km de ruta. Se podrían haber echo rutas nuevas. Sin embargo, Vidal eligió no hacer rutas y apostó por la timba financiera", agregó el diputado.

En la Cámara Baja, el endeudamiento se votó sin problemas con 66 votos positivos y 23 negativos. A Cambiemos (44) acompañó el Frente Renovador (11), la bancada de los intendentes (6), el Frente Amplio Justicialista (4) y monobloque Integrar.

El presupuesto tuvo 86 votos. Cambiemos y el monobloque Integrar votaron a favor. Con eso sumaron 45 votos. De manera negativa votaron Unidad Ciudadana (22), el FIT (1), el massismo (9), el PJ dialoguista (6) y el Frente Amplio Justicialista (3).

A diferencia de otros años, los intendentes no conformaron un bunker en el hotel Corregidor, a metros de la Casa de Gobierno y separado de la Legislatura por la plaza San Martín. Por el contrario se instalaron en los despachos de sus legisladores. Se lo pudo ver a Juan Zabaleta (Hurlingham), Gabriel Katopodis (San Martín) y Mariano Cascallares (Almirante Brown)

Coment� la nota