Massa, entre el ocio creativo del truco, el asado y el fútbol playero

El jefe de gabinete descansa en un balneario de Pinamar, celular en mano.
Cuartetazo del gobernador cordobés. Juan Schiaretti mezcla su agenda oficial con visitas a los distintos festivales de verano. El gobernador ya estuvo en Jesús María y luego fue el turno de la inauguración de los carnavales de Arias, localidad que, orgullosa, dice contar con el "primer corsódromo de la provincia de Córdoba".

"Dale Galíndez, que esto no es ajedrez", apura el jefe de Gabinete, Sergio Massa, a Miguel Di Lorenzo, el ex preparador físico de la selección argentina. Con las cartas en mano, Massa canta envido. Tiene un cuatro, un dos, y un caballo. Nada. Un amigo mendocino, le contesta que no. Amado Boudou, titular del ANSES, anota un punto para ellos. Se van al mazo y reparten de nuevo. Y así siguen hasta terminar el partido de truco a las 19.30, entre gaseosas y clericó. Perdieron los mendocinos.

Más bronceado que cuando llegó para festejar el año nuevo con su mujer y sus dos hijos, Massa para todos los fines de semana en CR, el balneario familiar más top de Pinamar. Ya se convirtió en un turista de 48 horas: sale los viernes a la noche de Buenos Aires y vuelve los lunes a la mañana, solo o con un grupo de amigos que también tiene que trabajar en la semana. Con dos matrimonios amigos alquiló una casa hasta fines de enero. Uno de ellos es Diego Santillán, el secretario de protección ciudadana de Tigre.

"Los fines de de semana me desenchufo bastante. Pero cuando vuelvo ni de Tigre me desengancho", dice Massa a Clarín, y asegura que en la playa prácticamente no hablan de política sin "importar con quién esté". Eso sí, no suelta el celular ni para jugar al fútbol con Ariel "Burrito" Ortega. "Con Cristina hablo bastante por teléfono. La llamé para ver cómo estaba de salud. Está mucho mejor".

En la playa lo saludan muchas personas, desde otros funcionarios, deportistas, famosos y hasta los vecinos de Tigre. Desde hace 14 años, dice, viene al mismo lugar y se instala en la misma carpa. "Somos casi siempre los mismos", explica y llama al chico que sirve las bebidas.

El diputado y dueño de América TV, Francisco De Narvaez, también pasó por CR. "Estuvo acá, pero no conmigo", afirma Massa. Pero Daniel "La Tota" Santillán no se pudo negar a un partido de truco.

Su día arranca tempranito: ayer despertó a las 8.50. Tomó mate, leyó los diarios. Por lo general juega al tenis o al fútbol con amigos o sale a andar a caballo con su hija de seis años, o en cuatriciclo con su hijo de tres. Recién al mediodía se larga para la playa. Almuerza con su familia y amigos y hasta las nueve y media de la noche no vuelve. "A la noche le dedico mucho tiempo al asado y me junto bastante con Sebastián Palia", dice.

También habló de Pinamar: "Hay más seguridad, pero está muy sucia y desordenada. Antes había más detalles en los espacios públicos".

Le hace un chiste a Daniel Guerra, vicepresidente de Argentino Juniors. Y precalienta para un desafío impostergable: el campeonato de penales playero.

Comentá la nota