Masivo repudio a la mafia en Nápoles

Masivo repudio a la mafia en Nápoles
Unas 150.000 personas se congregaron en la ciudad; asistió Roberto Saviano, autor de Gomorra
ROMA.- En una de las mayores protestas contra el crimen organizado de los últimos tiempos, unas 150.000 personas marcharon ayer por las calles de Nápoles para recordar a las 900 víctimas de la mafia. Al impresionante acto asistió sorpresivamente Roberto Saviano, autor de Gomorra , el libro que denuncia crudamente a la camorra y que, tras convertirse en un best seller mundial, fue llevado el cine.

Junto con los familiares de 500 víctimas de las distintas mafias que operan en Italia -la camorra napolitana, la ?Ndrangheta calabresa, la Cosa Nostra siciliana y la Sacra Corona Unita de Apulia- participaron de la manifestación italianos llegados desde todas las regiones del país, así como extranjeros de 30 países.

La marcha, organizada todos los años por la asociación antimafia Libera, de don Luigi Ciotti, comenzó cuando los familiares de las víctimas, que llevaban fotos de sus seres queridos, entonaron el himno nacional italiano.

Después de recorrer las calles principales y la costanera de Nápoles con flores y pancartas con la leyenda: "Si el estado no está organizado, la camorra se convierte en el estado", desde un escenario comenzaron a leerse, como en una letanía, los nombres de las víctimas de la mafia.

Saviano, autor del best seller que denuncia a la camorra, apareció sorpresivamente para terminar de leer la lista de nombres, entre los cuales estaba el de Anna Politkovskaya, la periodista rusa que denunció los abusos en el conflicto de Chechenia y opositora del premier Vladimir Putin, que fue asesinada en octubre de 2006.

La asistencia de Saviano, de 30 años, se mantuvo en secreto hasta último minuto por motivos de seguridad. Saviano, de hecho, vive con escolta y sin residencia fija desde octubre de 2006, cuando la camorra lo amenazó de muerte. Muy aplaudido por la multitud, el autor, que se convirtió en un símbolo de la lucha contra el crimen organizado, recordó "a todas las víctimas que aún no conocemos".

Si bien el Estado italiano en los últimos años ha logrado debilitar a la mafia siciliana con arrestos de peces gordos, como el gran padrino Bernardo Provenzano en 2006, y de su heredero, Salvatore Lo Piccolo, a fines de 2007, el crimen organizado sigue siendo un cáncer difícil de extirpar. La ?Ndrangheta, la mafia calabresa y la camorra napolitana, por ejemplo, están más fuertes que nunca.

Un consuelo

No por nada Rita Borsellino, hermana del juez antimafia Paolo Borsellino, asesinado por la mafia en 1992, denunció ante la multitud que los gobiernos "han hecho poco" para acabar con ese flagelo.

"Estoy muy enojada y soy menos optimista que hace 17 años, cuando murió mi hermano", dijo Borsellino. "Las mafias han cambiado, son más peligrosas, están más metidas en los ganglios del poder y, entonces, es peor que hace 17 años", aseguró la mujer, que, sin embargo, dijo que "su consuelo" era ver a una inmensa cantidad de jóvenes en la marcha.

"La mafia no es invencible ni inmortal: éste es el mensaje esperanzador de esta manifestación", dijo a su turno el presidente de la región de Campania, Antonio Bassolino.

Tras indicar que hacen falta más recursos para poder luchar contra las mafias de igual a igual, Bassolino destacó que era crucial la constancia. "Hay que combatir 365 días al año, porque 365 días al año actúa el crimen organizado", señaló.

Comentá la nota