La masiva marcha indica que el malestar aumenta

Los médicos y empleados del Sistema Provincial de Salud realizaron una protesta multitudinaria en el segundo día de paro, que mantiene paralizada la atención en los consultorios y las cirugías.

A la luz de la masiva convocatoria de ayer, la estrategia del Gobierno de desgastar y aislar la protesta de los médicos y empleados autoconvocados del Sistema Provincial de Salud parece que tiene el efecto contrario.

En el segundo día del paro, que mantiene paralizadas las consultas ambulatorias y un alto porcentaje de las cirugías programadas, los profesionales y técnicos realizaron una multitudinaria marcha que desembocó en la plaza Independencia. El fastidio es aún más palpable luego de que las boletas de sueldo de quienes se plegaron a las medidas de fuerza llegaron con un descuento promedio del 30 por ciento, que traducidos significan cerca de 1.000 pesos.

Es oportuno recordar que la semana pasada el sector rechazó "por inadmisible" un ofrecimiento del PE que consistía en un "escaso" aumento de 20 pesos en la base de cálculo salarial (llevándola de 250 a 270 pesos), a partir de un descuento en el ítem Responsabilidad Médica, que perciben los galenos, y la titularización de 1.500 contratados hasta diciembre.

Como contrapropuesta, los profesionales exigen que la recomposición de la base de cálculo sea del 100 por ciento, para que llegue a 500 pesos, y que sean 3 mil los médicos y empleados transitorios que alcancen la titularidad antes de fin de año.

Ahora, además exigen que el Gobierno de la provincia no les descuente el dinero de sus sueldos, tal como lo reitera el gobernador José Alperovich desde el origen de su gestión: "día que no se trabaja, no se cobra".

Ayer, además del titular del Poder Ejecutivo y de Pablo Yedlin, ministro de Salud, los manifestantes también tuvieron duros reproches hacia Sergio Mansilla, presidente subrogante de la Cámara, quien avaló la postura de descontar los días no trabajados.

Los médicos, mediante una gran pancarta, mostraron una boleta de sueldo de una hija del parlamentario, quien es empleada temporaria en la Legislatura con un sueldo básico de 1.750 pesos y una cifra igual por extensión horaria, que junto a otros puntos, le permite alcanzar un salario de 3.573 pesos.

El documento fue contrastado con el de un médico que percibe 830 pesos de básico, y que junto a los adicionales y los descuentos que realizó el Gobierno, cobró 1.252 pesos.

Ayer, las autoridades dispusieron un fuerte operativo policial en los alrededores de la Casa de Gobierno para prevenir cualquier tipo de desbordes, ya que no sólo los autoconvocados se dieron cita hoy.

Los jubilados transferidos a la Nación, la Confederación de Trabajadores Argentinos (CTA), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y ATE también concurrieron a la Plaza para apoyar el reclamo médico, frente a la Casa de Gobierno.

Para determinar cómo seguirá adelante el plan de lucha, los autoconvocados tienen previsto realizar este viernes una nueva asamblea en el hospital Centro de Salud. Una de las posibilidades más duras que se analizan es decretar un paro total por tiempo indeterminado. Mientras tanto, anunciaron que hoy continuarán con el paro de actividades en todos los hospitales y CAPS, garantizando la atención solamente en las guardias de urgencias y salas de terapias.

Casi un ruego de Alperovich: "Por Dios, no tengo plata"

El paro por 72 horas que efectúan por los profesionales y empleados autoconvocados de la salud , situación sumada al quite de colaboración que realizan desde hace seis semanas en los hospitales públicos de la provincia, fue motivo de consulta obligada al gobernador José Alperovich.

"Si algo estaba mal en Tucumán es la salud, si algo ha cambiado es gracias a los médicos, a los enfermeros y a todos los trabajadores del sector que nos han apoyado este año, además se hizo una fuerte inversión en esta área", reiteró desde Banda del Río Salí, donde estuvo para la inauguración de un supermercado.

El mensaje a los médicos disidentes, no por ser repetitivo es menos eficaz, es el mismo que argumenta día a día desde que se originó el conflicto. "Les pido y les digo a la población tucumana: este gobernador no es caprichoso, no es dueño de la verdad, lo que les digo es que no hay plata, quiero que me entiendan, no puedo dar lo que no tengo, sería un mentiroso, un demagogo, un hombre que no tendría racionabilidad si les doy el aumento", disparó Alperovich.

Entre los motivos de la negativa oficial a conceder la mejora a este sector radica porque "no sólo es un aumento a los médicos, habría que darles a todos ya que todos están en la misma situación", admitió.

Los disidentes de la salud llevarían este conflicto a los medios del país, consultado sobre este punto el gobernador dijo que "se puede nacionalizar, se puede mundializar pero esto no es capricho mío, no es que el gobernador no quiere arreglar. Le dijo a los tucumanos por Dios no tengo plata, dejo de pagar los sueldos si esto sucede", sostuvo.

También fue motivo de análisis y comparación, por parte de Alperovich, la realidad de otras administraciones en el país. "A Buenos Aires si la Nación no les da los fondos necesarios no van a tener para pagar los sueldos, Salta no tiene recursos. No es fácil prometer en una crisis como ésta porque no se sabe que puede suceder en 30 días".

Potencialmente sucedería esto si promueve un aumento. "Lo que pasaría es no pagar los sueldos, acuérdense de la provincia que no funcionaba, el comercio que no andaba, la gente estaba desganada, era realmente otra provincia y yo creo que ningún tucumano quiere volver a eso", indicó.

También admitió que el déficit de la provincia estaría en torno a los 156 millones de pesos.

Comentá la nota