Masche una asistencia...

Masche una asistencia...
LIGA INGLESA: El capitán argentino generó el 1-0 con un pase a Benayoun. El Wigan empató y lo bajó de la punta.
El partido venía complicado, y al cabo así resultó, hasta que Javier Mascherano encontró el espacio con un toque sutil y virtuoso. Liverpool ya no tenía la pelota como en el comienzo y el Wigan se estaba acercando, cuando el capitán de la Selección recibió en tres cuartos de cancha, del medio unos metros hacia la derecha. Primero enganchó para dejar atrás a un rival y enseguida tocó a ras del piso, hacia adelante, para a dejar a Benayoun mano a mano con el arquero. El israelí lo gambeteó y, desde un ángulo cerrado, convirtió el 1 a 0 que dejaba a los Reds en la punta. Pero...

Al Liverpool le costó esta parada como visitante. Durante los primeros 15', mostró un toque sostenido y casi exclusivo, un dominio total en la posesión de la pelota. Pero le costaba entrar, le faltaba profundidad. Un cabezazo del Niño Torres en el palo fue la única llegada de ese tramo del partido. Y el Wigan, de a poco, empezó a disputarle la tenencia. La lucidez de Masche llegó justo y parecía simplificarle al Liverpool el desarrollo para el ST. Y en parte fue así porque el rival no había hecho demasiado para empatar y Gerrard lo perdió dos veces, como para liquidarlo. Hasta que, a 10 del final, y con la defensa mal parada, el Wigan lastimó de contra: penal de Lucas a Koumas, buena ejecución del egipcio Mido, 1 a 1 y chau punta. El Liverpool quedó a dos del líder Manchester (había ganado el martes) con un partido más y está segundo con el Chelsea (2-0 al Middlesbrough). Al menos, Masche dejó una buena imagen que le servirá para aferrarse a un puesto que últimamente no tiene asegurado.

Comentá la nota