Masacre en plena campaña electoral

Un grupo de periodistas y militantes fue interceptado por hombres armados. Hay 46 muertos: 22 estaban en una fosa común. Acusan al candidato opositor.
Veintidós cuerpos fueron hallados este martes en una fosa común en el sur de Filipinas, con lo que la cifra de muertos en la masacre de periodistas y partidarios de un político local trepó al menos a 46, informó la policía.

El jefe de policía local, superintendente Josefino Cataluna, dijo que los 22 cadáveres estaban acribillados a balazos y fueron desenterrados de una fosa común en una colina de Maguindanao, la provincia donde este lunes ocurrió la matanza.

Los muertos integraban una delegación de más de 40 personas que viajaban para registrar al vicealcalde de la localidad de Buluan, Ismael Mangudadatu, como candidato a gobernador en las elecciones de mayo próximo cuando fueron detenidos por 100 hombres armados.

La policía encontró los cuerpos de 24 personas, incluyendo los de la mujer de Mangudadatu y sus dos hijas.

El asesinato parece estar ligado a una rivalidad política local que explotó antes de las elecciones nacionales del año próximo, y es el peor hecho de violencia política en el sur de Filipinas en años, dijeron el gobierno y familiares de las víctimas.

Mangudadatu -quien no se hallaba en el lugar de la tragedia- y familiares de las víctimas acusaron del asesinato a la familia del gobernador de la provincia, Andal Ampatuan, que está enfrentada desde hace años con el clan Mangudadatu y que maneja su propio ejército.

Las elecciones en Filipinas son particularmente violentas en el sur del país, donde operan varios grupos armados, entre ellos rebeldes islamistas que pelean por su autonomía en esta país mayormente católico y milicias que responden a políticos rivales.

Alrededor de 120.000 personas murieron por la insurgencia islamista en el sur de Filipinas desde la década de 1970, pero un asesor presidencial, Jesús Dureza, dijo que la masacre de ayer "no tiene par en la historia reciente".

Comentá la nota