Marún salió a defender créditos de su gestión

Los créditos agropecuarios que entregó la Caja de Acción Social en 2000 siguen dando que hablar. Esta semana se supo que la mayoría quedaron impagos y que Fiscalía de Estado ejecutará a los morosos en la Justicia. Ayer, el por entonces presidente del organismo, Alfredo Marún, respondió a las críticas que recibió y defendió la decisión de asistir a los productores. El radical negó haber dejado un desorden administrativo como lo afirmó la gestión actual y aseguró que los préstamos fueron justificados "porque había un profunda crisis".
Los créditos en cuestión desataron la polémica, cuando trascendió que el Estado sólo recuperó el 30 por ciento de lo que prestó. Fueron 1,4 millones de pesos entre 365 pequeños productores en la gestión de la Alianza, cuando todavía regía el uno a uno. Y ante los incumplimientos, la Caja de Acción Social mandó a Fiscalía de Estado 142 beneficiarios morosos y tiene en carpeta 30 más.

Guillermo Ruiz, el actual titular del organismo, aseguró en una suerte de crítica a la gestión anterior que "cuando llegamos en 2003 las cosas no estaban muy ordenadas y no habían intimaciones". Marún le respondió con malestar que "me parece que hay que dejar de mirar para atrás, yo llegué hasta septiembre de 2002, dejé todo ordenado y si estaban requeridos los pagos".

Por otra parte, justificó los créditos. Sucede que fue la primera y única vez que la Caja, que maneja el juego en la provincia, le prestó al sector productivo, ya que históricamente dispuso únicamente de créditos para empleados públicos y de tipo pignoraticios. Según Marún, "no es habitual, pero hacía falta porque era la única forma de que los productores salvaran la cosecha".

Comentá la nota