Martínez: "No se puede actuar como en la época de la Alianza"

El diputado Carlos Martínez reiteró su desacuerdo con las declaraciones del vicegobernador, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, y expresó que el gobierno no puede dilapidar "el capital político de esta gestión de que tanto el gobernador como sus ministros hayan desplegado conscientemente acciones de articulación del Estado Provincial con los movimientos sociales".
Ante el cariz que han tomado los acontecimientos con posterioridad a las declaraciones del ViceGobernador de la Provincia respecto al abordaje del conflicto social, cumplo en ratificar totalmente mis expresiones vertidas en un comunicado publicado el día sábado pasado, en el cual afirmaba que "sociedades con alto grado de exclusión , pobreza y demandas todavía insatisfechas como la chaqueña lo mínimo que deben esperar de sus gobernantes son corazones abiertos ,dispuestos siempre al diálogo y a la persuasión antes que al uso de la fuerza "

Por otra parte, es un "capital político" de esta gestión iniciada el 10 de Diciembre de 2007 –que no se puede tirar por la borda de un exabrupto- el hecho de que tanto el Gobernador como algunos de sus actuales Ministros hayan desplegado conscientemente acciones de articulación del Estado Provincial con los movimientos sociales, firmando convenios de construcción de viviendas a través de las Madres de Plaza de Mayo así como la instalación de distintos centros comunitarios en algunos asentamientos del Gran Resistencia, olvidados por la actual gestión municipal de la Intendenta Aida Ayala.

Debemos ser conscientes de que el conflicto social permanecerá entre nosotros los chaqueños hasta tanto salgamos definitivamente de la pobreza estructural, el desempleo, la precarización laboral y la exclusión social en la que nos sumergieron doce años de fracasada gestión aliancista. Y no se puede decir que se va a actuar como en la época de la Alianza, donde la palabra, el diálogo y la persuasión fueron reemplazados por la humillación y el garrote fácil. Como dije, el autoritarismo rozista no es humana ni menos políticamente aconsejable.

La sociedad, en particular los sectores medios de la misma, debe comprender que una persona o grupos de personas que demandan soluciones ante los poderes públicos tienen una actitud vital y construyen ciudadanía (sobre todo si traen propuestas). Es decir, luchan por lograr el acceso a los bienes -no sólo materiales- que le faltan, y que por su condición de sujetos de derecho que viven en democracia constitucionalmente les corresponden.

Pero, por sobre todo, los funcionarios públicos debemos asumir -también el Vicegobernador humildemente debiera hacerlo- las recordadas palabras del Gobernador de la Provincia cuando, en presencia de cuadros de la Policia del Chaco, los instaba a luchar por la prevención de los delitos, pero sobre todo a ser duros y tenaces en la lucha contra las causas (económicas, sociales, culturales) del delito.

Se habla mucho de la necesidad del orden y de una comunidad segura y conviviendo en armonia, pero para que ello comience a ocurrir debemos avanzar hacia la plena inclusión de muchos de nuestros ciudadanos que carecen de los mas mínimos bienes de subsistencia. Y en ese rumbo de pensamiento sigo humana y políticamente convencido de que el garrote no debe reemplazar jamás a la palabra.

Comentá la nota