Martínez Garbino pidió prioridad para el drama de la pobreza

El diputado nacional Emilio Martínez Garbino alertó sobre los peligros que conlleva la sordera y al autismo del gobierno, ya que a su entender "la crisis política que hoy atraviesa el país es de suma gravedad y puede traer serios problemas de institucionalidad".
Asimismo, criticó la fractura a la que se somete permanentemente a la sociedad argentina "porque cambian los temas y los actores pero el gobierno se empeña en enfrentar a los argentinos en antagonismos estériles, que sólo conllevan zozobra a muchos sectores".

Se mostró preocupado "porque más allá de los distintos y contundentes mensajes que ha dado la sociedad, el gobierno no despierta de su letargo y sigue aplicando fórmulas anquilosadas y sin resultados: la confrontación permanente a la que apela este gobierno para sacar ventaja no le ha dado frutos y es hora que dé paso al diálogo verdadero, a la apertura y al debate profundo de las principales políticas de Estado".

Exigió al gobierno que replantee su estrategia "en pos del bien común" y llamó tanto al oficialismo, como a la oposición, a "discutir sin rencores los temas que el país necesita solucionar y proyectar de manera estratégica". Reconoció que es esencial que "todos los sectores involucrados estén a la altura de las circunstancias, porque de nada servirá que una parte se avenga si la otra intenta sacar provecho a partir de la especulación. Así, habremos fracasado otra vez en la búsqueda de los consensos mínimos y habrán perdido los mismos de siempre: los argentinos en su conjunto", aseguró.

Señaló que lo primero que se debiera encarar es el drama de la pobreza. "En Argentina no hay proyecto ni programa alguno para combatir la pobreza, y eso es una responsabilidad compartida", sostuvo.

"En nuestro país el tema central a resolver de manera urgente es remover y atacar las causas de la pobreza. Este es el desafío que debe afrontar el Estado y toda la sociedad, no hay demasiado lugar para los matices; debe existir el compromiso de todos los sectores pero en lo real y concreto, no en los discursos para la televisión", enfatizó.

Martínez Garbino, también destacó que "la realidad es que más de 11 millones de argentinos están hoy por debajo de la línea de la pobreza. Este y otros temas deberían servir de bisagra para pensar y repensar el país. Estamos en una coyuntura que puede devolvernos la esperanza o profundizar nuestros problemas. La deuda interna es pavorosa, pero la soberbia y la búsqueda de miserables ventajas políticas nos hacen retroceder aún más. Y con la fórmula de la improvisación permanente, lejos quedarán nuestros deseos de un país más justo y solidario", finalizó.

Comentá la nota