Martínez descree de la realización de la sesión de prórroga y plantea convocar a una extraordinaria

El fracaso de la sesión de prórroga del último viernes, no aporta buenas perspectivas para que la semana que viene se pueda sesionar como han fijado desde el bloque de la Alianza, más si a esto se suma que el personal legislativo determinó el quite de colaboración, lo que da un nuevo condimento que enturbia el panorama.
Ante esta situación, el diputado Carlos Martínez (bloque Libres del Sur), aseguró que está entablando conversaciones con los bloques minoritarios para convocar a una sesión extraordinaria, para lo cual se necesitará el respaldo de un tercio de los diputados (11 firmas).

“Nuestra postura es que el Poder Legislativo tiene que funcionar, que no se puede utilizar la Cámara de Diputados como herramienta de presión para conseguir otros fines”, expresó Martínez quien agregó que “se usan elementos externos a los mecanismos legales y constitucionales par obtener lo que no se pudo obtener legal y constitucionalmente”, entendiendo que desde la Alianza quieren forzar la aprobación de la ley de coparticipación de municipios que fuera vetada por el Ejecutivo.

El diputado plantea que la minoría se constituya el lunes y pida una sesión extraordinaria. “Si bien es cierto que hay una prórroga decidida por la mayoría aliancista, nada asegura la realización de la misma a la luz de lo que estos señores hicieron en los últimos tiempos y también de la postura del gremio que dijo que no habrá sesión”.

Explicó que se puede convocar a una extraordinaria acotado a temas específicos que no serían otros que los que están en el orden del día de la sesión fracasada. “Descreo de la realización de la sesión del 30, porque considero que esto es parte de la estrategia general de desgaste por parte de Angel Rozas utilizando como instrumento a los diputados que le responden. Hay una violación de las reglas del juego parlamentario, no quieren debatir las leyes y quieren imponer por otras vías lo que se tiene que discutir por forma constitucional”, sosteniendo que la ley de participación vetada no se pone a discusión porque no cuentan con los dos tercios para ratificarla.

Comentá la nota