"Con Martina es mucho más lo que nos une"

Mañana en la reunión del Consejo de Administración de la Cooperativa Popular de Electricidad sería elegido Oscar Nocetti como nuevo presidente de la entidad. El nombre del ex titular, que volverá a conducir a la institución luego de seis años –estuvo entre 1998 y 2003 como presidente– surgió con fuerza luego de la elección por parte del cuerpo de delegados realizada el sábado a la noche, cuando se impuso la lista que encabezaba sobre la otra, que tenía como figura principal al actual secretario, Hugo Martina, como postulante.
Durante el encuentro entre los consejeros se designará también al vicepresidente –que podría quedar en manos de un "nocettista"–, el secretario, prosecretario, tesorero, protesorero y secretario de Educación Cooperativa. Nocetti contaría con ocho de los doce votos necesarios para ser elegido como presidente.

"Renovación".

Nocetti indicó ayer a LA ARENA que una vez que asuma el cargo apostará por la "renovación generacional" con "cierta rapidez", que se tiene "que fortalecer al Consejo" y que los cuadros gerenciales no serán tocados.

El dirigente afirmó sobre la asamblea del sábado que "lo secundario adquirió una proponderancia que no se puede justificar. No puede ser que un tema tan secundario como la forma de votar adquiriera preponderancia cuando se votaba a los consejeros. Y eso se entiende porque a mano alzada siempre fue el procedimiento habitual y esta novedad de voto secreto desconcertó y hasta molestó a algunos delegados. Por eso la mayoría de los delegados que querían voto a mano alzada terminó cediendo posiciones para votar en forma secreta porque lo importante eran las otras decisiones a tomar como votar a los consejeros".

Nocetti dijo: "Una de las propuestas que llevábamos era producir alguna renovación (en el Consejo), y esa renovación se tiene que hacer en un momento de éxito para la Lista Celeste que tiene un amplio respaldo y resultados sobresalientes en la marcha de la Cooperativa. Hay que hacerla cuando las cosas van bien y hay condiciones, las transformaciones se producen por condiciones, y es el momento de hacerlas. Esto es el traspaso generacional. Creo que ahora es el momento y no cuando hay debilidad o presiones externas surgidas por factores no controlados. Es el momento adecuado. Eso no se hace sin resistencias, y tal vez fui un poco imprudente en hablar de ‘airear’ el Consejo tanto adentro como afuera de la Cooperativa. Debía haber reducido mis palabras al orden interno".

–¿Los puestos gerenciales también se deben renovar?

–Los gerentes han tenido una tarea inobjetable, son gente joven y muchos de ellos ingresaron a través de mi gestión anterior. Fueron seleccionados por su juventud. No hay cuestionamientos a la tarea técnica de los gerentes y tampoco su desempeño fue objetado por los delegados. Pero sí se busca que el cuerpo de administración tenga mayor injerencia, actividad, control de la gestión de la cooperativa. Este control se había debilitado con la muerte de Antonio (Skara), y se había producido un cierto retroceso en la significación del Consejo en la marcha de la CPE. Hay que fortelecer al Consejo. Los delegados dijeron claramente: "señores, hay que reestrablecer el control que hay que tener sobre la cooperativa". Y cuando el Consejo de Administración se debilita, seguramente otros sectores van a ocupar esos espacios que debe ocupar ese cuerpo. Este año, como nunca, se incorporaron nueve consejeros, por fallecimientos y otras causas. Ahora que está completo, hay que recuperar los roles del Consejo.

–¿Quedaron heridas internas a raíz de este proceso para elegir al nuevo presidente?

–Era una cuestión de oportunidad en cuanto al funcionamiento o calidad de la administración. Me hago responsable de las deficiencias y de los éxitos que tiene hoy la CPE. No vengo a juzgar nada porque soy parte de esta gestión, que la constituyo desde antes, y lo que planteo afuera también lo planteo adentro. Con Martina no me separa casi nada, es mucho más lo que nos une. No veo que tengamos problemas en todo eso.

Elección.

El sábado, después de que no hubo acuerdo en la conducción de la Lista Celeste –que lleva veinte años en la dirección de la CPE– sobre el nombre del posible titular de la entidad, los delegados votaron en la asamblea entre dos listas, luego de aprobar la memoria y el balance del ejercicio pasado.

El cuerpo de delegados debía designar cinco consejeros titulares –cuatro renovaban el cargo y el quinto completará el lugar que dejó Antonio Skara, que falleció en marzo pasado en un accidente automovilístico–, dos consejeros suplentes y dos síndicos. Los tres primeros lugares de ambas nóminas repetían nombres –tres "históricos" de la Celeste que renovaban los cargos– y después le seguían candidatos que respondían a uno u otro sector. La Lista 1 que respondía a Nocetti, estaba encabezada por él y continuaba Armando Lagarejo, Hugo Martina, Lorival Scholler –que renovaba el cargo– y Julio Ernst, en los cargos de consejeros titulares. La Lista 2, de Martina, lo llevaba en primer lugar y se completaba con Lagarejo, Nocetti, Ricardo Pascual y Graciela López Gallardo.

En la tensa reunión casi se votó dos veces: la primera porque los seguidores de Martina querían que el voto fuera secreto porque sostenían que los delegados podían sentirse presionados, y los de Nocetti pretendían que la elección fuera a mano alzada. Finalmente, hubo consenso en la metodología. Luego de definirse por el voto secreto, se impuso la nómina que apoyaba a Nocetti por 31 votos a 20.

Ocho de doce.

Es la primera vez en décadas que los candidatos para asumir la titularidad de la CPE se conocieron antes de la asamblea de delegados y que se definió a través del voto de ese cuerpo. Luego de que los celestes ganaron la elección el 10 de octubre al imponerse por el 80% de los votos sobre la lista Azul, Nocetti y Martina no llegaron a un acuerdo tras arduas negociaciones en los días previos sobre quién debía conducir la entidad.

Ahora, con la elección de los postulantes que responden a Nocetti, éste tiene mayoría en el cuerpo de conducción política de la entidad integrado por doce consejeros, y se impondría su nombre. El vencedor del sábado pretende también que el vicepresidente responda a su sector y seguramente el designado para ese cargo sería José Piatti.

Los doce que designarán los cargos del Consejo son Nocetti, Martina, Lagarejo, Scholler, Ernst, Piatti, Mercedes Tubán –actual vicepresidenta a cargo de la presidencia–, Carmen Verónica Roda –actual prosecretaria–, Luis Dario Quaglia –protesorero–, Martín Weiz, Jorge Cervellini y Miguel Evangelista. Carlos Gutierrez, de la lista de Nocetti, asumirá como síndico titular.

De los doce consejeros, Nocetti tendría asegurados ocho para imponer su nombre en la conducción y definir los otros cargos: su propio voto, Scholler, Ernst, Piatti, Quaglia, Weiz, Cervellini y Evangelista.

Nocetti encontrará a su regreso a la presidencia de la CPE una entidad sólida en lo económico-financiero –el último ejercicio indica que la institución acumula un patrimonio de 83,6 millones de pesos, 5,4 millones más que en el anterior– y en marcha el proyecto de la televisión de cable cooperativa.

Comentá la nota