San Martin Transición desprolija Concejales fantasmas

La transición hasta diciembre ha cambiado el normal funcionamiento del cuerpo deliberativo. Ediles ausentes en el recinto y que tampoco asisten a sus comisiones. Falta de debate y sesiones deshabitadas, son moneda corriente en esta etapa.
El adelantamiento de las elecciones generó un "stand by" que durará hasta fin de año. Sin embargo, sus mandatos no han caducado.

Fue materia de debate. Hace unos meses, cuando se planteó el adelantamiento de las elecciones para el 28 de junio, oficialismo y oposición comenzaron una escalada de declaraciones y opiniones enfrentadas. Hoy, con el "diario de lunes", se puede observar que el cambio de fecha, complicó en el armado a los partidos integrados por varias fuerzas (más allá del resultado de las elecciones).

Un claro ejemplo de esta situación, es lo que sucedió a nivel distrital con Unión-Pro, donde en San Martín se llegaron a presentar más de diez listas el día del cierre. O lo que pasó con el Acuerdo Cívico y Social, armado "a los cachetazos" contra reloj. Y eso fue tan evidente, que un mes y medio después de las elecciones la fractura de la fuerza es completa y sus principales referentes casi no dialogan entre sí.

Pero además, otra de las dudas que planteaba el adelantamiento, era lo que iba a pasar en los cuerpos deliberativos nacionales, provinciales y distritales, desde julio al 10 de diciembre, que es cuando asumen las nuevas autoridades elegidas el 28 de junio. Finalmente, ese periodo "meseta" llegó y hoy somos testigos de lo que pasa, o no pasa, en los legislativos.

Vamos a enfocarnos en este distrito. La situación del Concejo Deliberante ha cambiado notablemente de un tiempo a esta parte. Aquellas sesiones colmadas de ediles, aquellos acalorados debates, hoy están casi ausentes. Concejales que no asisten, ediles salientes desganados, sesiones cuasi vacías, son moneda corriente en el Concejo Deliberante.

Qué más allá de la decisión de seguir trabajando durante el "pico" de la Gripe A, no puede salir de esta situación de "Concejo Fantasma" en la que está inmersa, y en donde la única solución, es que los meses avancen y llegue el 10 de diciembre. Allí se renovará el aire del recinto, llegarán los nuevos ediles con su motivación a cuesta, lo reelegidos empezarán una nueva etapa y se encarará un 2010 con el entusiasmo de una nueva etapa. Muy distante de la que se vive ahora… a "velocidad crucero".

Comentá la nota