San Martin SOLICITADA El nuevo Hospital Thompson: "La Gran Estafa"

Difundimos texto firmado por la Asociación de Médicos del Hospital Diego Thompson. Denuncian el grave estado del nosocomio y apuntan a la política de salud de la gestión.
Algunas reflexiones sobre el crítico momento que vive la Salud de San Martín y su Hospital Municipal para que terminemos el 2009 y empecemos un 2010 poniendo en práctica, como siempre, la verdadera ciudadanía.

La gestión Ivoskus se toma sus tiempos… Dentro de algunos meses, con más de 1 año de demora, inaugurará la primera fase del "Nuevo Thompson". Esta primera fase es solo un garaje subterráneo y 24 consultorios externos (en la actualidad el hospital cuenta con 84 consultorios que dejarán de funcionar cuando se inauguren los nuevos…)

Esta prolongada gestión municipal, aprobada por el voto de los vecinos como exitosa en diversas áreas, no puede disimular un fracaso estrepitoso en Salud, salvo que ese "fracaso" sea el prolijo cumplimento de una meta definida: la destrucción del Hospital Municipal de San Martín.

El Thompson cuenta actualmente con apenas 80 camas cuando tenía más de 200, y poco más de la mitad de profesionales nombrados que hace 10 años. Desde la intervención de enero del 2005, en el hospital se cerraron los servicios de Cirugía Infantil, Cirugía Plástica, Medicina Pericial, la sala de Internación de Clínica Médica de Mujeres que pasó a ser una sola sala mas chica junto a Ginecología. Maternidad, que contaba con 39 camas, pasó a tener sólo 13 camas, desmintiendo el proyecto 2010 del Ejecutivo, que predicaba un hospital general con "fuerte perfil Materno-Infantil".

Servicios como Pediatría pasaron de atender 2200 pacientes por mes durante el año 2007, a realizar 1400 consultas por mes durante el 2008, consecuencia de 2 factores fundamentales: 1) la reducción del recurso humano por los bajos salarios y el maltrato laboral, y 2) el turno telefónico que no es funcional y aleja al paciente hospitalario.

Todos vivimos la Pandemia de Virus Influenza H1N1. La provincia de Bs. As. pagó a todos los trabajadores de hospitales provinciales 600 pesos por única vez y envió a los municipios para abonar la misma suma a los trabajadores de la salud de hospitales municipales que hayan estado expuestos en la atención de enfermos con Influenza. San Martín envío un listado de 704 trabajadores y en el hospital solo cobrarán un poco más de 120 quedando afuera la gran mayoría de los expuestos a una enfermedad en donde el trabajador corría un gran riesgo, el municipio no clarifica el destino de los fondos que llegaron de provincia para un único fin y como en otros municipios, ya tendría que haber abonado y asumir el gasto del resto del personal de salud no incluido en el listado.

Con los salarios más bajos de la Provincia, con las permanentes violaciones de la Ordenanza de Carrera, con el maltrato y persecución al personal largamente denunciados, con las tercerizaciones de Lavadero y Limpieza cuando se cuenta con personal municipal, con la sangría permanente de profesionales, el Thompson se muere de a poco.

La Ordenanza de Carrera es la "excusa" para EVADIR la voluntad política de recomposición salarial argumentando que mientras no se la modifique, no puede existir aumento de sueldo. Pero la carrera establece: 2 llamados a concurso por año, reemplazos por cargos vacantes, interinatos hasta llamados a concurso, pagar 200 pesos a los reemplazos de guardia (cuando actualmente se pagan más de 600 y hasta 1100 pesos reemplazo de guardia, de no ser así se quedarían sin profesionales de guardia reemplazantes) y una serie más de artículos que el Ejecutivo no respeta. Mientras exista mala voluntad política y siga incorporando trabajadores en negro, precarizados, como en radiología donde la Dra. Rodriguez concurriendo 2 o 3 veces por semana, sin concurso previo de evaluación de ingreso, y quien ante la posibilidad del concurso no se presentó por la conveniencia del arreglo personal con la Secretaría de Salud, donde su sueldo es el doble o el triple que el que recibe el médico radiólogo con concurso de ingreso, que va to

das las mañanas al hospital y se compromete con el servicio y el paciente; situación que no sucede con los profesionales que viven situación de contrato y precarización.

El déficit de profesionales se hace crítico sobre todo en las áreas de Emergencias y Terapia Intensiva. Todos los cargos de Traumatólogo y la mayoría de los Clínicos y Terapistas de guardia son reemplazos. Algunos reemplazos son médicos en formación de residencias con el riesgo que implica para el paciente. TODOS estos colegas cobran facturando por guardia, en una forma de trabajo en negro, sin beneficios sociales.

Cubriendo los cargos vacantes perciben casi el doble de remuneración que un profesional de planta y no tienen el más mínimo compromiso con la Institución, ya que no tienen vínculo con el Hospital. Ni siquiera tienen la responsabilidad de seguir durante la semana a los pacientes que internan u operan.

El S.E.M también padece la falta de profesionales y no completa las dotaciones. Hemos conocido denuncias sobre choferes que trasladan pacientes sin médico, presionados por las autoridades. Cabe señalar que esta falta de médicos obedece a que no se ha llamado a Concursos en tiempo y forma en la "década Ivoskus". Y cuando hay llamado como el año pasado, se lo hace sin respetar la Carrera, y con salarios tan malos que los cargos quedan desiertos como en el caso de los 7 Traumatólogos, que no se presentaron porque les conviene económicamente seguir como reemplazantes. Un ciclo perverso que corta la continuidad de nuevas generaciones en los planteles del Hospital, Centros y S.E.M.

Pero no debe confundirse esto con un reclamo salarial, que ya hemos hecho por diferentes vías hasta el cansancio sin ser atendidos. Esta denuncia pretende que no se tape con una construcción sumamente discutible desde el punto de vista sanitario, la realidad de un Hospital carente de complejidad y recurso humano. Es discutible porque se debe invertir primero en la periferia del Partido en Atención Primaria y luego mejorar la infraestructura de internación, diagnóstico y quirófanos en el Hospital de referencia, en este caso el Thompson. Queda claro que con consultorios y cocheras no se gana en complejidad. En una provincia en donde toda Vesícula se opera por vía Laparoscópica, no puede ser que cirugía del Thompson deba realizarla en forma convencional, por falta de inversión.

En la era de la Tomografía, el hospital ni cuenta con ecografista de 24 horas los 7 días de la semana y bien remunerado. Dicho de otra forma, se hubiesen beneficiado verdaderamente los vecinos de San Martín, si se hubiese comprado un Tomógrafo, equipado los Quirófanos y mejorado las Salas de Atención Primaria. Durante este año, la sra. Directora llamó a los jefes a reunión para que cada uno convenciera a los demás del porque se debía gastar parte de la OFENSIVA suma de 120 a 130.000 pesos que disponía el municipio para equipamiento. La sola compra de un videoendoscopio nuevo (y no de última generación sino los que usa el hospital actualmente), implica un gasto de 25 mil dólares. En endoscopía contamos con la capacidad profesional y técnica para realizar las prácticas que se realizan en todo el mundo. Lo mismo pasa en otros servicios, pero ya se imaginarán que es lo que falta y quién pone la traba: el Estado, o sea, el Municipio.

El Hospital pierde consultorios, pierde día tras día profesionales, pierde prestigio, pierde capacidad asistencial y sólo quedan escasos restos de la reconocida capacidad académica que contaba hasta hace un par de décadas cuando era Hospital Asociado a la Universidad de Buenos Aires.

Los Servicios agonizan, con Jefes ninguneados y carentes de autoridad, que sin agallas para enfrentar al mediocre poder de turno, vegetan en sus cargos. Otros servicios ni siquiera cuentan con Jefe en la era Ivoskus, como el insólito caso de Neonatología en donde la subjefa de pediatría asume las responsabilidades del sector y descuida las propias. No tienen capacidad de organización ni hacen Docencia, como les corresponde.

Se cierran Residencias. Los alumnos de Medicina evitan cursar en el Thompson. Los médicos recién egresados huyen de nuestro Hospital como de la peste y los que están dentro solo piensan en irse a otro lugar. Los médicos de la generación intermedia, sólo esperan el momento de la jubilación, viendo el alivio que experimentan los colegas que se retiran.

Se institucionalizó, desde la Secretaría de Salud hacia abajo, una conducción de funcionarios mediocres sin visión de futuro, que pretende que volvamos a ser una Sala de primeros auxilios…

El veterano Alcalde y su persistente Secretario del área, inaugurarán el "nuevo Thompson". Lo utilizarán políticamente para engañar a la gente que pasa por la calle Mitre y ve el edificio pero no se atiende en el Hospital. Conseguirán algunos votos y la historia seguirá su curso en San Martín…

Advertimos a la población sobre la Gran Estafa del "NUEVO THOMPSON".

Informamos, porque se dijo mucho en su momento pero nada ahora, que dos profesionales (los Dres. Panizo y Gilberg) que fueron cesanteados por la Intervención, con acusaciones por parte de la Intendencia hacia ellos, que ocuparon los medios locales y nacionales. Por orden de la Justicia retornan a sus cargos aunque con irreparables secuelas en su salud. La población de San Martín va a pagar el resarcimiento económico por la equivocación de la gestión Ivoskus y su Secretario de Salud. Otros dos colegas cesanteados, aguardan la inminente y favorable resolución de sus juicios.

Llega el AÑO NUEVO 2010, con poco para festejar en la Salud de San Martín…

Por Asociación de Médicos del Hospital Diego Thompson

Comentá la nota