MARTÍN LE SACÓ EL BANQUITO A RÍOS Y AMENAZA CON RECLAMAR LOS FONDOS ADEUDADOS

La gestión municipal del Intendente Jorge Martín decidió romper la frágil tolerancia que tenía hacia la administración del ARI.
El escrache a la vivienda privada del Jefe Comunal parece haber precipitado la ruptura. Al gobierno de Fabiana Ríos solo le queda al ambivalente Federico Sciurano para continuar intentar capear el temporal de la mano de otras jurisdicciones.

RIO GRANDE.- La advertencia llegó poco después de que un grupo de dirigentes de ASOEM protagonizaran un airado reclamo (escrache) en la vivienda particular del intendente Jorge Martín. Fue el Secretario de Finanzas el encargado de revelar en, rueda de prensa, que la situación "nos está arrastrando" en obvia referencia a la crisis económica que en Tierra del Fuego parece ser más fuerte que en otras latitudes y no solo por su condición insular sino por la escasa muñeca política que la gobernadora Ríos parece tener a la hora de buscar consensos políticos.

En conferencia de prensa el Secretario de Finanzas, Paulino Rossi, advirtió "Vamos a empezar a tomar acciones directas porque esta situación nos está arrastrando y la Municipalidad siempre fue ordenada; de hecho podemos sobrevivir con casi 35 millones de pesos de acreencias, pero hay que poner un límite, porque sino el mes que viene vamos a volver a ofrecer una conferencia de prensa hablando de 40 millones de deuda".

De esta manera ilustró los problemas que al Municipio le genera el no envío, en tiempo y forma, de los fondos coparticipables y la falta de una resolución respecto al pago de la deuda histórica de más de 30 millones de pesos que mantiene el Gobierno de la Provincia.

Por otra parte sostuvo que "estamos muy preocupados porque sistemáticamente estamos obteniendo compromisos por parte del Gobierno provincial que no se cumplen y estos atrasos que estamos teniendo en la remesa de coparticipación".

Asumir los compromisos

En tal sentido, detalló que "estamos al día 12 de mayo y tenemos un atraso, y hay un 40 por ciento de la coparticipación del mes de abril que todavía no ha ingresado, más todo lo del mes de mayo, hace que sea imposible funcionar con normalidad y asumir el compromiso que tiene el Municipio, por lo cual, problemas que hace un tiempo no estaban en nuestra agenda y que era el funcionamiento normal y diario del Municipio y hoy en día es lo que más nos preocupa, porque estos atrasos hacen que no se puedan garantizar los servicios básicos que tiene que brindar el Municipio", lamentó.

"El Ministerio de Economía de la provincia está en una situación muy compleja –reconoció Rossi-, pero nosotros no trasladamos a la Provincia los problemas internos del Municipio; lo que sí la Provincia está repercutiendo directamente en el quehacer diario del Municipio con esta falta de respuesta administrativa a través de la no remesa de lo que son los definitivos de coparticipación –porque ni siquiera se están haciendo los decretos- como así también, de la coparticipación diaria", insistió el funcionario.

Una deuda que crece

Consultado sobre cuánto es lo que se le está debiendo al Municipio de Río Grande, reveló que "día a día está creciendo este monto porque cada día que no se envía la coparticipación, esto se incrementa; por lo que al día de la fecha estamos hablando de unos 34 a 35 millones de pesos de deuda, monto del cual más de un 60 por ciento es de la actual gestión".

Sobre el compromiso del ministro Roberto Crocianelli de comenzar a normalizar esta deuda, Paulino Rossi recordó que "la semana pasada hemos tenido el compromiso de que hacia el viernes se iba a comenzar a normalizar la situación; el viernes no ingresaron fondos. Había entrado un 15 por ciento de lo adeudado solamente con lo cual no podemos tener ningún marco de previsibilidad y nos está generando problemas porque si nos deben 4 ó 5 millones del mes pasado, es imposible garantizar ningún servicio ni hablar de las obras de infraestructura que ya hemos empezado en base a compromisos que ya ha asumido en el 2008 el Gobierno provincial que también ha incumplido y esto nos genera problemas de caja día a día".

Respecto a si estos atrasos derivarán en la suspensión de las obras de la colectora cloacal, Rossi indicó que "hoy en día tenemos dos certificados de más de 7 millones de pesos impagos y sin dudas, si no podemos dar respuestas, el proveedor, por más buena voluntad que tenga si esta cifra no la podemos achicar en el transcurso del mes es lógico que no se va a poder continuar con esta obra, lo que impedirá que se brinde una solución habitacional a Chacra XI y Chacra XIIII", advirtió.

"Uno trata, a través del diálogo, solucionar los distintos problemas y entender de que la situación provincial es muy difícil y trata de descomprimir de la manera que se pueda; pero cuando hay tantos compromisos que no se cumplen por parte del Ministerio de Economía, uno no tiene más que empezar a tomar acciones un poco más duras porque acá está en juego dinero que es de la comunidad de Río Grande para hacer obras de infraestructura y también una parte importante para los empleados municipales; tenemos que garantizar el pago de los salarios y las cargas sociales", recordó el Secretario de Finanzas.

Comentá la nota