San Martín: el reino de la inseguridad

Desde hace unos meses el distrito de San Martín en la provincia de Buenos Aires se ha convertido en el más peligroso del conurbano.
En sus principales villas, que se han ido acrecentando con el paso de los años sin que nadie haga algo, se ocultarían los principales delincuentes que llenan las páginas policiales de los diarios capitalinos.

Obviamente que el temor se apoderó de los vecinos y muchos de ellos no quieren hablar con la prensa, pero todos tienen un denominador común: se sientes desprotegidos por las autoridades y hacen hincapié en la poca preocupación del jefe comunal Ricardo Ivoskus en ponerse al frente del problema.

Durante varios días estuvimos recorriendo distintas zonas de este distrito que supo ser un pujante partido fabril que cobijó a miles y miles de obreros que venían del interior del país en busca de un horizonte venturoso.

Pero muchos de esos sueños se han perdido. Muchas de esas fábricas hoy son solamente cascarones que han quedado vacíos y esas manos que antes se dedicaban a la producción hoy se encuentran caídas.

Alicia es mamá de 4 mujeres adolescentes. La mayor, Aldana, estudia en la UBA y cada día hasta que Aldana regresa a la casa materna, Alicia está con el corazón en la boca. Vive sobre W. Morris, cerca del Golf San Andres y nos comentaba su visión. "La verdad es que hace ya un par de años que es imposible vivir así, tenes que tener mil ojos, cada vez que una de mis hijas sale, estoy pendiente del celular hasta que vuelven. Siempre les digo que miren para todos lados, que se fijen cuando van a entrar a casa, que tengan cuidado, porque en cualquier momento aparecen los delincuentes".

Alicia no sabe qué es lo que pasó para que vivan así, pero sí dice que "por lo menos aca nadie hace nada por nosotros. Una vez vinieron de la Municipalidad para hablar del tema de la seguridad, pero nunca más volvieron y cuando uno llama y se queja, la respuesta es que ellos no tienen nada que ver, que la seguridad es un tema de la Provincia", relata con mucha indignación.

Alfonso tiene una visión similar, aunque vive cerca de la estación, en la calle Maipú dice que "aca estamos solos, nadie nos cuida o nos contiene. Hay mucho marketing, mucho aparecen en la tele cortando cintas o hablando de pavadas, pero cuando hay que poner las pelotas en la mesa para cuidar a los vecinos, todos miran para otro lado. Hace meses que le mande una carta al intendente y aún estoy esperando que me conteste, parece que a él no le importa la inseguridad que sufrimos los vecinos, total a su familia él la tiene protegida".

Para Guillermo de la calle Zárate, a varias cuadras del Liceo Militar el problema está en el descontrol de las villas, sobre todo de La Rana y Villa 18. "Para quienes viven ahí no hay ningún tipo de contención. Qué hace el Municipio por los chicos que no van a la escuela, que no tienen que hacer, que no aprenden un oficio. Esos chicos terminan consumiendo paco y robando para poder mantener su adicción, sino fuera por las acciones aisladas de algunas iglesias, todos los vecinos de San Martín tendríamos que estar armados".

Olga también cargo los dardos sobre la poca contención que tienen los jóvenes en el distrito, sobre todo aquellos de los barrios más carecientes. Ella vive con sus dos hijos sobre César Oliveira y fue muy tajante con su definición " si en vez de preocuparse por la sucesión en la intendencia como si fuera una monarquia, los Ivoskus se preocuparan por los que lo votamos para que nos brinde seguridad, la realidad de San Martín sería muy distinta.

Comentá la nota