San Martín se mantuvo a flote ante la pálida versión de Newell´s.

San Martín se mantuvo a flote ante la pálida versión de Newell´s.
En Rosario, los tucumanos sostuvieron su permanencia con una victoria por 1-0, con gol de Urbano; también tendrán que ganarle a Lanús.
Hizo lo que debía: ganar. Sin importar, a estas alturas, los modos ni las formas ni el lucimiento. Ganó San Martín. Y eso era lo único que le importaba. Cualquier otro resultado lo hubiera condenado al descenso, pero se impuso y se sostuvo en la máxima categoría, por lo menos, durante otra semana. Eso sí: sigue a la espera de otros resultados y de su propia suerte frente a Lanús, por la última fecha. Pero ya tendrá tiempo de ocuparse en eso. La cuestión fue, en definitiva, que San Martín se impuso al más desdibujado Newell´s por 1-0 y sostuvo la guardia en alto. La preocupación, con un juego pálido, escasas respuestas y los reproches de la gente, quedó en el terreno rosarino.

Aquel gol de Urbano, quien empujó la pelota luego de un centro desde la derecha, a los 35 minutos del primer tiempo, le allanó el terreno a San Martín, que luego, calculador y algo arriesgado, protegió la diferencia como pudo. El esfuerzo fue su mejor estandarte. El despliegue físico y la solidaridad se insinuaron como las virtudes ideales para un momento tan comprometido. Así salió adelante.

Newell´s paseó su impotencia ofensiva durante todo el partido. San Martín jugó con el corazón, con las pulsaciones al límite. Una vez que tuvo la ventaja, valoró y defendió cada pelota como un tesoro. No importó el destino cierto, siempre y cuando estuviera lejos de su arco. Cada rechazo, cada pase, cada centro se hizo con la mente en la permanencia, en la victoria como único recurso para sostenerse, por lo menos, hasta la fecha final del Clausura.

Sin una idea clara de juego, desdibujados, los rosarinos llevaron peligro con una buena jugada individual de Formica bien resuelta por Gutiérrez y con un mano a mano de Salcedo que también salvó el arquero. San Martín casi no atacó en la segunda etapa, salvo por un par de apariciones de Urbano, quien en la más clara definió por arriba de Peratta. Pero el éxito no admite discusiones por el ímpetu que mostró el vencedor en busca de su objetivo.

Cada minuto potenció el bloque defensivo de los tucumanos. Las líneas se juntaron y se cerraron para su resguardo, mucho más tras la expulsión de Urbano, por una fuerte infracción desde atrás a Bernardello. Pese a la supremacía numérica, Newell´s casi nunca le creó problemas a la defensa del conjunto dirigido por Carlos Roldán. Además, cuando insistió en los centros cruzados y en los remates desde lejos, Gutiérrez reaccionó siempre bien.

San Martín pudo haber ampliado la diferencia sobre el final, pero falló en un par de contraataques encabezados por Herrera, el más destacado por la movilidad y por la entrega. Al final, respiró aliviado porque cumplió su primera misión. Newell´s bajó los brazos lentamente y la derrota fue un castigo a sus limitaciones. Hace rato que los rosarinos no juegan bien y la silbatina que cubrió su retirada fue el indicador más claro.

15 eran los partidos como local que Newell´s llevaba sin derrotas, con seis triunfos y nueve empates; la última había sido frente a Boca por 3-2 (Apertura 08).

EL DATO

Una baja: Mauro Formica no jugará la última fecha

El mediocampista de Newell´s recibió anoche la quinta amonestación y no estará ante Racing, por la 19» jornada del Clausura, en Avellaneda.

LA ESTADISTICA

Cortó la serie de derrotas en el momento indicado

San Martín, de Tucumán, acumulaba tres caídas consecutivas: ante Gimnasia y Esgrima La Plata (1-0), Boca (3-0) y Gimnasia, de Jujuy (1-0).

LO NEGATIVO

Pablo de Muner salió con una lesión en la rodilla derecha

El defensor de San Martín fue reemplazado por Miguel Nievas Escobar, a los 33 minutos del primer tiempo. Aunque no hubo diagnóstico, la lesión sería grave.

Comentá la nota