Martín Lousteau opinó que "la gente sigue sin creer en el Indec"

Nuevamente, el ex ministro de Economía se mostró en contra de algunas políticas del Gobierno nacional. Respecto al último índice de inflación, apuntó que "no es un tema de números", sino que "más atinente a la política"
Martín Lousteau, ex ministro de Economía de esta gestión, volvió a cargar contra el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), y opinó que "la gente sigue sin creerle", luego de que se anunciara que la inflación de julio fue del 0,6 por ciento.

Respecto al tema, indicó que - según su parecer - "es un gobierno que le cuesta escuchar a la gente y los votos", al tiempo que agregó que ya "no es un tema de números".

En un programa televisivo, se le preguntó al Lousteau qué medidas tomaría con respecto a este y otros temas si aún continuara al frente de la cartera de Hacienda, ante lo que respondió que "a esta altura no es un tema técnico, sino más atinente a la política" y dijo que es necesario recomponer la confianza en la sociedad y en la comunidad internacional.

"El gobierno tiene que entrar una etapa distinta, que es lo que tendría que haber hecho Cristina (Kirchner): tomar decisiones con más rigurosidad", añadió, para luego decir: "La Presidente sigue desperdiciando una oportunidad fenomenal".

Aumento de tarifas, fútbol y vuelta al mercado de capitales

El ex ministro también opinó que la marcha atrás en la suba de tarifas en los servicios de luz y gas y criticó la forma en la que se decidió la quita de subsidios que permitieron el incremento, finalmente vueltos a implementar. "Se tendría que haber hecho un ejercicio, aplicándose al bimestre anterior, evidentemente no se hizo", indicó.

"Aumentar por nivel de consumo es ridículo. Yo gasto muy poco porque vivo mucho tiempo afuera, pero una familia con hijos en Lugano que vive en Lugano puede gastar mucho más. No se contempló la situación socioeconómica", añadió.

Luego, criticó que la suba de tarifas "genera no sólo angustia en la familia, sino que en términos económicos acentuó la recesión, ya que alguien que pagaba $200 paga $600 y entonces consume menos de otras cosas porque no sabe si va a poder pagar la luz".

Respecto al fútbol, observó los siguientes elementos: "le interesa a la mayoría de los argentinos, cuyo sistema no estaba funcionando, y que de la noche a la mañana se discute cómo arreglarlo, sin rigurisidad. Me hace acordar a lo de las AFJP (...) La reforma previsional se podía arreglar desde la regulación y acá pasa lo mismo. Se interviene, costando muchísimo y no me garantiza si va a estar bien administrado".

Finalmente, sólo en base a rumores periodísticos, criticó que se vayan a gastar $600 M, ya que "con ese dinero se podrían sacar 150.000 familias por año de la pobreza".

Respecto a una posible vuelta al mercado de capitales, opinó que "en algunos lugares, con sistema de cuenta gotas, sí; pero este es no es el problema, sino que otra vez es un problema de sistematicidad".

"Nosotros emitimos un título en el mercado, pero después, cuando yo me fui, se optó en por ir a financiarse con Chávez otra vez al 15%, que genera un descalabro por como se deshacen de los bonos los bancos de Venezuela. Se tuvo un acercamiento con el Club de París "que era menos oneroso para la Argentina que lo que después se anuncio y no se cumplio", enumeró el ex ministro, quien de todas formas dijo que "los mercados van a estar porque los bonos argentinos rinden mucho más que en algunos lugares del mundo, pero eso no nos resuelve el financiamiento de una escala más grande que necesitamos para que la población argentina esté mejor atendida en un momento de recesión, que no es como el 2001, pero que es importante".

Comentá la nota