En San Martín El INTI inauguró una planta de bioprocesos

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) inauguró con la presencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, una planta de bioprocesos, que transferirá los desarrollos en laboratorio a empresas farmacéuticas, alimenticias y organismos estatales.
El acto se realizó en la sede central del INTI, en el partido bonaerense de San Martín, a la que concurrieron los ministros de Producción, Débora Giorgi; y Ciencia y Tecnología, Lino Barañao; además del gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli; y el intendente local, Ricardo Ivoskus.

La planta de bioprocesos "es un eslabón entre el rol tradicional del laboratorio y la industria, y genera un sentimiento de orgullo nacional por la calidad de la inversión,

que implica un salto para la industria nacional", afirmó la Presidenta.

El titular del INTI, Enrique Martínez, enfatizó que la planta "es única en la región y está concebida para superar la brecha entre el laboratorio y la producción, a fin de desarrollar el

escalado productivo que permita sustituir insumos de la industria alimentaria, así como estudiar la remediación del Riachuelo".

"Tuvimos que formular un proyecto complejo, conseguimos financiamiento inicial con un crédito Fontar de la entonces Secretaría de Ciencia y Tecnología de dos millones de pesos, y

comenzó el diseño de la planta con fondos generados por el INTI hasta completar los dos millones de dólares", contó María de los Angeles Cappa, responsable de Biotecnología del INTI.

Entre los procesos en curso se cuenta el asesoramiento técnico en el escalado productivo de insecticidas biológicos altamente específicos, para una empresa nacional que fabrica y comercializa productos para atacar a las larvas del mosquito aedes aegipty, que transmite el dengue.

También figura el desarrollo de enzimas (elaboradas por las técnicas de ADN recombinante) para la industria de la alimentación, de productos de limpieza y textil. Otro, es un trabajo conjunto con el laboratorio de la Facultad de Medicina -dirigido por Eduardo Chuluyán- para escalar dos proteínas recombinantes allí desarrolladas con propiedades de cicatrización, antiinflamatorias y probablemente antiinfecciosas.

La planta de bioprocesos está diseñada para trabajar con un amplio rango de microorganismos y procesos industriales, en una superficie cubierta de unos 350 metros cuadrados, equipada con un sistema de presión diferencial y filtros de aire para mantener protegido el ambiente y los productos que allí se desarrollen. La biotecnología industrial permite producir un compuesto

químico de uso industrial mediante enzimas o microorganismos e incluye tecnologías enzimáticas o de fermentación, como etapas productivas.

La mayor demanda provendrá del "sector farmacéutico, pero también participan instituciones públicas de regulación, como la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud

(ANLIS), el laboratorio universitario de Hemoderivados de Córdoba y cámaras de la industria farmacéutica", informó Cappa.

Esta licenciada en ciencias químicas indicó que "no hay otra planta en el país que cumpla con estas características, si bien hay empresas privadas que quizá tienen capacidad de instalación, pero para sus propios fines".

Así, el INTI procura constituirse en lugar de referencia de la producción biológica industrial, al facilitar los desarrollos productivos propios o de terceras instituciones.

Comentá la nota