Martín informó a gremios sobre la preocupante situación

El intendente detalló a representantes de ASOEM y ATE sobre la situación generada por las demoras del Gobierno en remesar la coparticipación. En julio solo ingresaron a las arcas municipales 4 millones de pesos de la coparticipación de ese mes. El resto fue de deuda atrasada.
RÍO GRANDE.- Con el objeto de informarlos sobre la preocupante situación económica y financiera que atraviesa la Municipalidad debido a las demoras del Gobierno provincial en remesar la coparticipación, el intendente Jorge Martín se reunió ayer por separado con las dirigencias de ASOEM y ATE. Estuvieron presentes, además, los secretarios de Gobierno y Finanzas, Pablo Blanco y Paulino Rossi.

El Ejecutivo municipal destacó que "estos encuentros representaron la continuidad de las gestiones para presentar a todos los sectores involucrados con el funcionamiento del Estado, la real situación financiera a través del informe elaborado por la Tesorería General de la Gobernación", en el cual "se ratificaron los números con los reclamados por el Municipio de Río Grande".

Al respecto, Rossi indicó que "sabemos que en épocas de crisis hay que tomar las decisiones en conjunto y estar bien informados sobre cuál es la situación y sobre la más que preocupante situación provincial que está arrastrando financieramente al municipio".

En ese sentido, apuntó que "como el primer indicador de una crisis o lo más difícil de afrontar siempre a principios de mes es el pago de salarios, hablamos a los dos sindicatos más representativos del Municipio para explicarle cuál es la situación y tratar de generar un consenso sobre cuestiones de Estado".

"Acá hay que despojarse del tinte político y hacer un frío análisis sobre la situación financiera del Municipio", dijo el secretario de Finanzas, ya que "económicamente está sano".

Asimismo, recalcó que "nosotros sabemos que no gastamos más de lo que entra pero cuando hay una demora tan grande en las remesas de coparticipación, que representan más del 80% de los ingresos del Municipio, la situación se torna inmanejable".

El titular de la cartera financiera del Municipio de Río Grande, dijo además que "este mes tenemos un problema muy grave porque solamente hemos recibido 4 millones de pesos de coparticipación", con el agravante de que "en el mes de julio han entrado fondos pero correspondientes a meses anteriores, con lo cual pagamos los sueldos y el aguinaldo".

Por lo tanto, "tenemos casi un mes completo de coparticipación adeudado por parte del Gobierno provincial. Y teniendo en cuenta que entraron 4 millones de pesos y tenemos una nómina salarial de 11 millones de pesos, la brecha es muy grande como para poder cubrirla".

Observó en esa línea que "de los 11 millones, 9 son netos y luego están las cargas patronales que hay que abonarlas un par de días después".

Una herramienta que no alcanza

Por su parte, el secretario de Gobierno, Pablo Blanco, remarcó que "hoy tenemos una rueda de auxilio, una fuente de financiamiento que es un ahorro que se generó y que es un fondo anticíclico".

Sin embargo, advirtió que "no fue creado para cubrir desfasajes provinciales, estaba creado para cubrir contingencias o reducciones de gasto de las arcas municipales". E insistió: "No estaba contemplado para esta situación en donde no se envíen los fondos de coparticipación por tanto tiempo, aparte de los 35 millones de pesos históricos".

No obstante, admitió que "estamos en una situación de urgencia, que es lo que se evaluó con los concejales", y además "se empezó a hablar con los sindicatos de que usando incluso este fondo anticíclico estamos llegando con lo justo".

"El tema es que esto no soluciona absolutamente nada porque en 25 días más vamos a estar en la misma situación, y mucho más grave porque no vamos a tener a dónde recurrir", amplió el funcionario municipal, a la vez que lamentó "esta conducta del Gobierno de incrementar la deuda cuando iniciaron con 14 millones de pesos y hoy estamos cerca de los 40 millones de pesos, y el mes que viene vamos a estar hablando de 50 millones. Esto nos está llevando a una situación de ahogo financiero".

Recurso extremo

A su vez, Rossi concedió que el cuadro de situación "obliga a recurrir a esa herramienta para poder abonar la próxima semana los sueldos municipales".

"Usaríamos el fondo anticíclico", anticipó, para lo cual "ahora vamos a pedir una sesión legislativa", aunque apuntó que más allá de esta alternativa "tenemos que generar un plan de acción muy fuerte para garantizar la autonomía municipal, porque hoy no es la Municipalidad de Río Grande la única que está haciendo este reclamo". Y añadió: "Es mucho más grave porque la ciudad de Ushuaia también está en una situación parecida, al igual que la Comuna de Tohuin.

Mencionó también que "es una situación generalizada producto de una mala administración provincial. No decimos que es solo del actual gobierno, pero el Estado provincial es uno solo y se tenía que haber tomado las medidas correctivas del caso".

En ese contexto, Rossi evaluó que el Gobierno del ARI "nos está arrastrando a nosotros como Municipio y se está tratando de desinformar a la comunidad, entonces lo que hemos hecho fue acercar información del Ministerio de Economía provincial y ya no se debate más si hay deuda o no hay deuda".

Finalmente, Rossi manifestó que "la realidad está y la única certeza que tenemos es que no se van a remitir los fondos en el corto plazo".

Comentá la nota