A los martillazos sobre el yunque

La UOM fue por segunda vez al paro en una semana, ante la falta de acuerdo salarial en la paritaria. Las diferencias parecen abismales, sin embargo hay confianza en que se alcance un acuerdo la semana próxima. Incidentes frente al Ministerio de Trabajo.
La negociación salarial entre la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y la dirigencia patronal del sector está empantanada desde abril. Ayer los trabajadores realizaron el segundo paro en siete días, que terminó con incidentes, y anunciaron una nueva huelga para la semana que viene. Los asalariados reclaman un incremento del 22 por ciento y las empresas aseguran que no pueden otorgar mejoras. A fines de junio, a tres meses de la apertura de la discusión, el Ministerio de Trabajo resolvió que, aun sin la firma del convenio, el sector empleador debía pagar 500 pesos no remunerativos por única vez a cuenta de futuros aumentos. Pese a la negativa de las cámaras, encabezadas por Adimra, para otorgar una mejora salarial en el Gobierno aseguran que "las posiciones no están tan alejadas, pero hay que terminar de ajustar algunas cosas" y estiman que el conflicto "se resolverá definitivamente la próxima semana".

Nadie quiere arriesgar una cifra final, pero la solución al conflicto que involucra a alrededor de 300 mil trabajadores estaría en una combinación entre montos y plazos, teniendo en cuenta los 500 pesos de junio, que terminaría de acercar a ambas partes. Hoy por la tarde seguirán los encuentros informales y la UOM se reunirá con funcionarios de la cartera que conduce Carlos Tomada para seguir acercando posiciones. Mientras tanto, las cámaras empresariales están terminando de consensuar entre sus miembros la aceptación de "una propuesta informal, hipotética, que nos acercaron desde el ministerio", comentaron desde el sector empleador.

El 22 por ciento de aumento que reclama el sindicato dejaría en 1850 pesos el salario básico sin antigüedad y para los trabajadores jornalizados la remuneración ascendería hasta los 9,60 por hora. El salario promedio del sector ronda los 2500 pesos por mes. En el Gobierno reconocen que ante la ausencia de certezas, el sindicato no tenía margen para dar marcha atrás con su decisión de parar ayer, pero calculan que hoy podría haber "un acercamiento". La concentración de los metalúrgicos en las puertas del ministerio terminó con destrozos en la entrada de Alem 650. Caló acusó a Techint de boicotear el acuerdo: "Los empresarios están muy resistentes a acordar el salario. Techint es la que más está presionando a los metalúrgicos", acusó el dirigente gremial.

Las empresas del sector, que experimentaron un sostenido crecimiento entre 2002 y 2008, argumentan que no pueden dar aumentos por la desaceleración en el nivel de actividad. "El problema es la cifra, no hay margen para llegar a lo que pide la UOM, pero si se terminan de ajustar algunas cosas, entre números y plazos, como hicimos en las reuniones con Trabajo en los últimos días, podemos dar cierre a la negociación", señalaron desde una de las cámaras.

El promedio de los convenios firmados hasta el momento es de 17,9 por ciento y el martes se acordó un incremento del 21 por ciento en el salario mínimo vital y móvil que se efectivizará en tres partes. La mejora para metalúrgicos estaría en sintonía con ese escenario pero todavía resta aceitar las cifras y plazos.

Si no hay acuerdo, la UOM amenaza con convocar a una medida de fuerza por tiempo indefinido para la semana que viene. En junio el gremio llamó a un paro que terminó levantando. En la convocatoria el gremio advertía: "Nada les alcanza; ni el esfuerzo de los trabajadores ni la protección del Gobierno demostrada a través del Repro, las licencias no automáticas y la defensa del compre argentino. Quieren más y quieren lograrlo utilizando a los trabajadores, lo que no vamos a permitir. Alrededor de 10 mil trabajadores del sector están recibiendo los 600 pesos de subsidio que otorga el Repro. El año pasado la paritaria metalúrgica concluyó con un incremento salarial del 30 por ciento. La mejora superó la pauta de 19,5 por ciento fijada por Moyano en la paritaria de Camioneros y permitió cierta recuperación en los atrasados salarios del sector.

Comentá la nota