El martes desalojarían al PAMI Luján

El próximo martes, el PAMI Luján podría sufrir el desalojo de sus instalaciones de la calle Almirante Brown casi esquina Francia. Así lo determina una sentencia dictada por el Juzgado Federal de la ciudad de Mercedes, a partir del expediente 57.394 del 2007.
La causa fue iniciada por Arezzo Automotores S.A., propietaria del local, contra el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, como consecuencia de los constantes incumplimientos en el pago del alquiler.

El año pasado se firmó un convenio que establecía la entrega del inmueble por parte del PAMI en diciembre de 2008. Vencido ese contrato, en febrero último los abogados de Arezzo Automotores pidieron la ejecución de la sentencia "dado que esta gente no estaba cumpliendo lo pautado".

Según explicó a este bisemanario José Luis Zammitto, uno de los letrados intervinientes, el 24 de abril se le comunicó a la obra social de los jubilados que el 7 de julio era la fecha límite para regularizar la situación.

"De abril a ahora vinieron con una serie de promesas, que no cumplieron. Por ejemplo firmar un convenio nuevo. Al día de hoy, PAMI no firma un nuevo convenio porque dice que no está dispuesto a liberar los cheques en 24 o 48 horas.

"Acá hay una orden de desalojo. La única manera de parar esto es que nuestro cliente aceptare la prórroga del mandamiento y la firma de un convenio en su interín. Esto prácticamente es imposible. Los pagos que tienen que hacerse de parte de PAMI son grandes", especificó Zammitto.

La deuda, sólo en concepto de alquiler de las instalaciones, oscila en los 654 mil pesos. A esa cifra se suma el alquiler del mobiliario y el pago de honorarios y otros gastos, algo que según Zammitto eleva lo adeudado por PAMI a más de un millón de pesos.

"Inclusive PAMI está pagando una multa de 81 mil pesos, por no dejar el inmueble a partir del 1 de enero de este año, cuando finalizó el acuerdo", agregó el abogado.

Para el representante legal de Arezzo Automotores, "el convenio que se podría llegar a firmar sería una prórroga, siempre y cuando la acepte el oficial de justicia, porque ahora ya no mandamos nosotros. El oficial de justicia es el brazo armado del juez".

"Ayer (por el miércoles) pidieron una audiencia para conciliar, cuando hay un mandamiento pendiente del juez. Esto es muy lamentable, pero el 7 a las nueve horas es la fecha de desalojo. Fueron notificados el 21 de abril que iban a ser desalojados. Tuvieron tiempo de sobra", dijo Zammitto.

Contar con un edificio propio es una deuda pendiente de la delegación local del PAMI. Durante la actual administración del gerente Carlos Pereita, se barajó la posibilidad de adquirir un local. Sin embargo, pasaron los meses y esa alternativa quedó en el intento.

Comentá la nota