Marta Torres, secretaria de Kirchner, se encarga del operativo de las caminatas

Marta Torres, secretaria de Kirchner, se encarga del operativo de las caminatas
En cada una de las recorridas de Néstor Kirchner por el Conurbano bonaerense, además del operativo de seguridad se despliega otro más silencioso pero no menos efectivo: el operativo social. A cargo de su secretaria personal, un grupo de personas se encarga de recoger las cartas y pedidos escritos, anotar teléfonos y hasta escuchar los problemas de la gente. Son todos empleados del Gobierno de Cristina que trabajan en la campaña K.
Gladys Núñez logra llegar a medio metro del ex presidente Néstor Kirchner.

—Presi, quitaron el subsidio al gas y no puedo pagar la factura –grita la mujer al jefe del PJ.

Gladys, vecina del barrio El Bustillo de Berazategui, jura que votará al ex presidente en los próximos comicios de junio, pero ruega una solución para evitar la suspensión del suministro.

—Mi marido no tiene trabajo –insiste Núñez.

El candidato a diputado oye entrecortado su reclamo y enseguida le señala una mujer de estatura mediana y pelo oscuro ubicada a pocos metros.

—Hablá con ella –le sugiere Kirchner.

Quien logra calmar la ansiedad de la vecina es Marta Rosa Torres, una asesora y secretaria de Néstor Kirchner, que acaba de sumarse a la campaña electoral para relevar los reclamos de los vecinos. La asistente personal del ex mandatario anota teléfonos, pide los números de documento y los apellidos de las personas que se acercan con consultas, pedidos y también agradecimientos. Torres es amiga personal del ex chofer Rudy Igor Ulloa y una antigua militante de la agrupación Compromiso K.

Su tarea en la estructura proselitista kirchnerista es clave. No se separa ni un minuto del ex mandatario en sus visitas a los distritos y supervisa el trabajo de cuatro colaboradoras que, equipadas con talonarios de color amarillos y biromes, también levantan junto a ella los reclamos por los barrios. Luego, los pedidos son transmitidos al Ministerio de Desarrollo Social que dirige la cuñada presidencial, Alicia Kirchner.

Sin embargo, Torres es el nexo directo entre el santacruceño y las cartas de los vecinos. "Cuando termina el día, ella arma un listado con los pedidos; algunos los responde y otros son elevados", cuenta un funcionario que tiene trato cotidiano con la secretaria del ex presidente.

De diálogo poco amable con el periodismo, Torres llegó a la Ciudad de Buenos Aires en 2004 como parte de la migración pingüina, aunque varios años de su vida los pasó en la localidad bonaerense de La Reja. En la Casa Rosada la recuerdan por su paso por el área de Documentación Presidencial de la Unidad Presidente, que hoy preside Miriam Quiroga, quien supo ser la locutora oficial en la campaña presidencial Kirchner-Scioli en 2003. Quiroga y Torres compartían las mismas oficinas durante la gestión de Néstor Kirchner pero luego, hacia fines de 2007, Torres fue nombrada asesora y pasó a revestir tareas en Olivos.

Según el entorno del ex presidente, recibe un promedio de 50 cartas en cada visita. Kirchner, siempre escoltado con cámaras de video contratadas por su equipo de comunicación, ya lleva recorridos los partidos de San Fernando, La Plata, Ezeiza, La Matanza, Berazategui y Florencio Varela. Lisandro, vecino de La Matanza, logró pedirle a Kirchner mayor agilidad en el trámite de su jubilación. Llevó hasta el acto una fotocopia de los papeles. A Lisandro las colaboradoras de la asistente Marta Torres le prometieron una solución antes de junio. Consultado ayer por PERFIL, nadie se había comunicado aún con él."Muchas de las cartas son respondidas, pero hay pedidos que no pueden ser resueltos de la noche a la mañana", se justifica un guardaespaldas del ex presidente en sus visitas.

En el marco de la campaña electoral, el gobernador y candidato a diputado bonaerense por el Partido Justicialista, Daniel Scioli, se reunió ayer con su par del Estado de San Pablo, Brasil y precandidato presidencial opositor a Lula, José Serra. Ambos dirigentes compartieron un frugal almuerzo en el Delta del Tigre, durante el cual hablaron sobre la agenda bilateral.

Luego, Scioli invitó a Serra a recorrer la zona del Delta. Desde marzo de 2008, cuando Scioli visitó San Pablo, los mandatarios mantienen una estrecha relación.

Entonces, la provincia de Buenos Aires envió una Misión Comercial Multisectorial para entablar acuerdos y cerrar negocios con ese estado brasileño.

Dos meses después, Serra retribuyó la visita con una reunión de trabajo en la Casa de Gobierno provincial, en la ciudad de La Plata.

El viernes, Serra –dirigente del Partido Socialdemócrata Brasileño– fue recibido también por la presidenta

Cristina Fernández de Kirchner en la Casa Rosada. En campaña, el gobernador bonaerense difundió fotos del encuentro.

Comentá la nota