Marsans demandará en el CIADI US$ 1.560 millones por Aerolíneas

El estudio jurídico que comenzó a asesorar al grupo español ya le ganó dos juicios al Estado argentino en el tribunal del Banco Mundial. El subdirector general de Marsans, Vicente Muñoz, confía en que el gobierno de España “no va a quedarse de brazos cruzados”. Las autoridades argentinas asumirían la deuda de US$ 890 millones.

Vicente Muñoz. El director general de Marsans insiste con una indemnización suculenta.

“No llegar a un acuerdo, a la Argentina le puede llegar a salir carísimo”, advirtió ayer, desde Madrid, Vicente Muñoz, subdirector General del Grupo Marsans, propietario aún del 95% de Aerolíneas Argentinas y de la totalidad de Austral. El directivo de la firma española mantuvo una conversación telefónica con PERFIL, en la que aseguró que abogados de King & Spalding ya preparan una demanda internacional por daños contra el Estado argentino, que superará los US$ 1.560 millones.

Los tironeos entre el Gobierno y Marsans ya llevan cuatro meses. Desde que el 17 de julio Cristina Kirchner anunció su intención de estatizar las dos compañías –el mismo día en que el vicepresidente Julio Cobos definió el conflicto agrario con su voto “no positivo” en el Senado–, los acuerdos con el consorcio español han ido degradándose hasta llegar al conflicto judicial. Un acta acuerdo entre las partes fue ignorado primero por el Congreso y, luego, por los representantes del Ejecutivo. “Vamos a cumplir con lo que dice la ley de reestatización”, señaló el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, anteayer, cuando él mismo se encargó de comunicar a los directores de Aerolíneas y Austral de la intervención judicial a las empresas dictaminada ese día.

“Tenemos todas las puertas abiertas, queremos llegar a un acuerdo”, aseguró Muñoz a PERFIL, pero admitió que “en realidad, creemos que las posibilidades de una salida negociada son muy pocas”.

La estrategia de Marsans es, por un lado, incluir al Gobierno español en la disputa y, por otro, litigar. El viernes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de España tomó cartas en el asunto, y se comunicó con el Gobierno argentino para conocer los detalles de la intervención judicial. “Como con cualquier empresa española, el gobierno de España no se va a quedar de brazos cruzados”, opinó el directivo español.

La semana pasada, Marsans hizo llegar una carta a la presidenta Cristina Kirchner, anunciándole su intención de litigar en el CIADI, el tribunal del Banco Mundial. Los españoles contrataron a King & Spalding, un estudio de abogados que ya ganó dos causas en contra de la Argentina en ese tribunal. Ya están trabajando en el cálculo de daños que van a imputarle al Estado argentino.

“No vamos a reclamar los US$ 450 millones que vale la empresa según nuestra valuación, sino que vamos a litigar por todos los daños causados desde 2005, con tarifas congeladas, subsidios prometidos e incumplidos y gremios adictos al Gobierno haciendo huelgas salvajes”, explicó Muñoz.

“Estamos hablando de más de US$ 1.560 millones, que es lo que valdría la empresa si no hubiera sufrido todas esas tropelías”, concluyó.

Sigue

El Estado asume deuda de US$ 890 millones

m.b.

Mientras el grupo español dueño de Aerolíneas y Austral prepara la demanda por US$ 1.560 millones, la intención del Gobierno es pagar con la cancelación de la deuda de las dos empresas, unos US$ 890 millones que quedarán en los balances de las dos líneas aéreas y de las que Marsans se salvaría de pagar, en caso de una expropiación. “Es mayormente deuda con el Estado y, dejábamos que la empresa quebrara, la perdíamos de todas formas”, admitió a este diario un funcionario cercano al proceso de estatización.

Al momento de la firma del acta acuerdo entre el Estado y Marsans, las dos empresas sumaban unos US$ 890 millones de pasivo, casi US$ 700 millones de duda exigible. “Una vez estatizadas las empresas, el acreedor principal va a ser el Estado, así que esa deuda se va a volver irrelevante”, señaló a PERFIL la misma fuente del Gobierno. “En este momento, estamos avanzando por distintos canales, por la justicia y el Congreso, hasta que las dos empresas sean del Estado y, si bien vamos a litigar para que Marsans asuma sus responsabilidades, nos vamos a tener que hacer cargo de sanear la deuda”, agregó.

Comentá la nota