Marplatenses repartieron donaciones entre 48 comunidades aborígenes

Cuatro representantes de la ong "Por amor al aborigen" llevaron 28.000 kilos de mercadería donada por vecinos de la ciudad, Balcarce y Ayacucho.
Cuarenta y ocho comunidades salteñas fueron visitadas por cuatro representantes de la ong marplatense "Por amor al aborigen" que repartieron entre las etnias originarias 28.000 kilos de donaciones aportados por las comunidades de Mar del Plata, Balcarce y Ayacucho, más mercadería adquirida en el propio lugar.

Tras su regreso del Norte argentino, donde permaneció durante quince días, Mirta Lalli -una de las viajeras- realizó para LA CAPITAL un emotivo relato del viaje número 11 realizado por la institución.

"Hemos logrado visitar lugares a los que nunca antes habíamos llegado y lo que vimos fue inimaginable" dijo y puso como ejemplo "un lugar al que solo se llegaba abriendo camino a fuerza de machete o varias familias desarraigadas que vivían al costado de la ruta, sin otro abrigo que unas pocas ramitas".

"Volvimos, pero nuestro corazón quedó allá, por eso ya estamos preparando un nuevo viaje" enfatizó Lalli, quien anticipó que durante octubre comenzarán a realizarse actividades para recaudar fondos con vistas al viaje de 2010.

En su diálogo con LA CAPITAL Lalli relató que el grupo visitó 48 comunidades de las etnias chané, chorotes, guaraní y wichí, entre otras. Tambien llegaron a cinco escuelas -"una de ellas con el techo sostenido por cuatro palos, un pizarrón y la bandera sobre un aro de auto"- y asistieron a doce familias damnificadas por el alud.

"Pudimos hacerlo gracias al depósito brindado por la familia Churio en Mar del Plata y el camión con acoplado que aportó la familia Mónaco para el traslado de las donaciones de la ciudadanía de Mar del Plata, Balcarce y Ayacucho" relató.

Una vez en Salta, la comitiva pudo alojarse y depositar su carga de veintiocho mil kilos en el hogar "Santa Clara" en tanto que un grupo de guaraníes de Yacuy colaboró con el reparto de las donaciones, que se realizó con el apoyo de la Municipalidad de Tartagal -que aportó dos móviles y otros tantos empleados-, el transporte "El Indio" -para los 500 kilómetros para ir a Pluma de Pato- y el Centro de Jubilados de General Mosconi -que aportó un camión y camioneta durante la visita del grupo a esa zona-.

"Como siempre, las entregas fueron personales a cada familia, dedicándoles tiempo y respeto y seleccionando las donaciones de acuerdo a sus necesidades" explicó Lalli quien consignó que cada visita a una comunidad podía extenderse "desde las 9 de la mañana hasta la medianoche o incluso la madrugada, con entregas iluminadas por la luna o los faros del móvil por falta de energía eléctrica".

También describió que "hicimos entregas en el lecho del río Carapari a los integrantes de dos comunidades que suelen quedar aisladas, tanto cuando llueve, porque el río se desborda, o cuando.

Por otra parte la integrante de la ong relató que a una de las comunidades visitadas por primera vez en el monte chaco-salteño "debimos acceder por estrechos senderos, abriendo camino con moto sierra y machete".

Asimismo relató que "también nos encontramos con situaciones no programadas, como unas familias que estaban a la vera de la ruta, sin otro abrigo que unas pocas ramitas encendidas debajo de arbustos. Allí había niños y una anciana casi sentada sobre brasitas. Ese día hacía mucho frío así que respetuosamente se colocó a la abuela sobre un colchón, los tapamos con frazadas y a todos se les entregó vajilla, ropa y alimentos".

Por último Lalli relató que "volvimos a Mar del Plata con el compromiso de regresar, principalmente a los lugares aislados donde nadie concurre". Para ello ya comenzaron a programar actividades como la que se realizará el 4 de octubre a las 16.30 en el Centro Cultural de Balcarce, el 13 a las 17.30 en el Teatro Colón, ambos con un alimento no perecedero como entrada. El 17 de octubre, en tanto, se realizará una cena a beneficio en "La Cuadrada".

Comentá la nota