Mario Segovia: "Soy el rey del trabajo y el sacrificio"

El empresario rosarino procesado por el tráfico del precursor químico se declara inocente y atribuye su riqueza a "suerte y oportunidades".
El rosarino Mario Roberto Segovia negó haber operado con efedrina, aseguró que es inocente de los cargos por los que está preso desde el 23 de noviembre y argumentó que su riqueza la obtuvo "como cualquiera en este país puede hacerla".

Desde la cárcel de Ezeiza, donde está detenido y procesado por exportar el precursor químico para fabricar drogas sintéticas a carteles mexicanos, habló esta mañana por Radio Dos y atribuyó su situación a "la envidia de una sociedad retrógrada como rosarina que no le perdona el éxito a una persona joven que se hizo de abajo".

"Se mancilló mi buen nombre y ahora tengo que empezar de vuelta. Lo que quiero es contar mi verdad, por respeto a mi familia. No soy ni narco ni terrorista, soy un laburante. Un laburante de la toda la vida", declaró en la entrevista brindada al programa Tempranísimo.

El juez federal de Campana, Federico Faggionatto Márquez, sospecha que Segovia exportó a narco carteles mexicanos más de 8 mil kilos de efedrina entre 2006 y 2008. También el juez en lo penal y económico Marcelo Aguinsky lo procesó el mes pasado por un embarque de esa sustancia oculta en un cargamento de azúcar. Sin embargo, Segovia aseguró que nunca tuvo contacto con esa sustancia. Pero al ser consultado sobre si conoce a los mexicanos involucrados en el caso y al supuesto exportador Héctor Germán Benítez, Segovia eligió no responder porque esa información "es parte del asunto jurídico y debo hablarlo con mi abogado".

Héctor Germán Benítez es el nombre que Segovia habría utilizado para realizar las operaciones de importación y exportación de la efedrina, según la investigación federal.

Aunque hasta ahora no lo hizo, Segovia adelantó que sí declarará finalmente ante el juez Faggionatto Márquez, de quien prefirió reservarse su opinión.

En la entrevista, el acusado no fue claro a la hora de explicar cómo se enriqueció desde 2003 –cuando estuvo a punto de ser desalojado de un departamento por no pagar el alquiler– hasta 2008, cuando la policía allanó su residencia en el barrio de Fisherton y secuestró allí un Rolls Royce, dos camionetas Hummer, lingotes de oro y varias armas, entre otros bienes. Sólo dijo que en 2003 obtuvo su carnet de aviador y que gracias a ello pudo "realizar actividades" que le permitieron mejorar su situación económica. El eufemismo suscitó más suspicacias que claridad.

Según su definición, el progreso que experimentó desde que era un empleado en el depósito fiscal de Barracas (apuntado por la Justicia en el contrabando de efedrina) "tuvo mucho que ver con suerte y con oportunidades. Hay un mundo de posibilidades afuera. El que quiere hacer dinero lo hace y más en este país".

"Yo estaba montando una fábrica de discos ópticos en la planta de Alvear, apostando al país. Una fábrica con tecnología de punta, y una inversión inédita. Iba a crear cien puestos de trabajo de mano de obra calificada", contó.

El empresario calificó de disparate la sospecha del juez Faggionatto Márquez de que él tuvo contactos con terroristas en la Triple Frontera para venderles sustancias tóxicas. Afirmó que el Rolls Royce no es suyo sino de "una persona que vive en Buenos Aires" que se lo cedió para "vendérselo a unos extranjeros que estaban en el país". Y consideró injusta la detención de su primo Sebastián (cayó arrestado con él en Aeroparque cuando se aprestaban a volar a Misiones) y de su hermano Hernán, el suboficial de policía apresado en su casa de Santiago 4818 como presunto encubridor y cómplice de las actividades de Mario. Hernán Segovia permanece detenido en el penal de Marcos Paz. Su hermano y Sebastián, en Ezeiza.

"Soy un padre de familia, vivo para mi mujer y mis hijos. Recién hoy podré ver a mi hijo que era recién nacido cuando me detuvieron. No tengo vida social. Pregunten en mi barrio. Voy de mi casa al trabajo y del trabajo a mi casa", señaló con voz serena pero con un contenido resentimiento por las informaciones publicadas en torno a su situación y su trayectoria.

Comentá la nota