Mario Pais: “tenemos un año legislativo muy difícil”.

De cara al inicio de un nuevo período de sesiones ordinarias en la Cámara de Diputados de la Nación, el legislador por Chubut, el justicialista Mario Pais, no se mostró muy optimista respecto a que los parlamentarios mantengan el eje de labor de fondo necesaria para afrontar el contexto de crisis internacional, dado que se trata de un año electoral.
Así, mientras 2008 fue un año signado por temas sociales y económicos de relevancia, como el debate del campo y las retenciones, la reestatización de Aerolíneas Argentinas, el blanqueo de capitales y la restitución de los fondos de las AFJP (Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones) al sistema de reparto, por mencionar sólo algunos, en 2009 el parlamento argentino iniciará sus actividades, frente a un panorama de crisis mundial.

“Ya se ha instalado a nivel internacional alguna crisis que no encuentra piso y tenemos un año difícil legislativamente porque es un año electoral, donde muchas veces van a estar los discursos políticos y las acciones de los representantes más signados por la coyuntura electoral que por las cuestiones de fondo”, evaluó Pais.

Para el diputado de origen comodorense, los integrantes de la cámara deberán reencauzar el trabajo parlamentario en las cuestiones de estado que hacen a proyectos tendientes a mejorar la legislación, a servir y hacer aportes concretos al poder ejecutivo para que se mantenga un nivel de actividad y que realmente se minimice el nivel de impacto social de una crisis “que es profunda y que está afectando el comercio internacional y evidentemente hay coletazos en Argentina: desde el momento en que ha bajado tremendamente el valor de los comodities no podemos dejar de reconocer que vamos a tener un impacto negativo”.

En ese sentido, el legislador valoró como acertadas las políticas de fomento del consumo lanzadas por la presidente Cristina Fernández, al señalar que están destinadas a “mantener el círculo virtuoso de la economía que significa mayor producción. La producción sostenida implica costos de trabajo y esos costos la única forma de sostenerlos es manteniendo el consumo”.

Comentá la nota