Mario Meoni: "Stornelli no nos quiere atender".

Mario Meoni:
El Intendente contó que fue derivado al subsecretario Stagnaro. Críticas al Gobierno provincial por promesas incumplidas.
El mismo día en que dos hechos delictivos volvieron a golpear el comercio de Junín (ver página 16), el intendente Mario Meoni expresó su descontento por el trato que reciben desde el ministerio de Seguridad y así pareció destapar una polémica entre el Municipio y el Gobierno provincial que empieza a crecer.

“(El ministro Carlos) Stornelli no nos quiere atender”, expresó Meoni al relatar que el titular de la cartera de Seguridad no respondió al pedido de audiencia elevado desde el Gobierno Local. El Intendente contó que fue derivado al subsecretario de Seguridad, Carlos Stagnaro.

El contexto comienza a convertirse en complicado. Es que, aunque lejos se está de hablar de una ola de delitos, muchos recuerdan lo que pasaba hace un año, cuando la inseguridad mostraba el impacto que podía causar en una sociedad que ya se sentía asustada.

Por eso no extraña que el Intendente haya expresado su “preocupación” por lo hechos delictivos que están ocurriendo en nuestra ciudad y haya buscado eco provincial para algunos reclamos.

“Le solicité una audiencia al ministro de Seguridad para informarle de las necesidades que tenemos en Junín por la falta de patrulleros y otras muchas cosas a las que se habían comprometido y todavía no cumplieron, pero Stornelli parece que no nos quiere atender: trasladó el pedido al Subsecretario Stagnaro, quien todavía no nos dio una fecha”, lanzó Meoni.

“Además, con Stagnaro ya hablé varias veces y no hemos podido avanzar en casi nada, por eso le pedimos al ministro que nos atienda”, insistió el intendente.

Un año después

El 6 de febrero del año pasado se había realizado el masivo cierre de comercios, en particular de aquellos ubicados en la zona céntrica, y la movilización que reunió a sindicatos y pequeños empresarios. Fue una jornada de protesta convocada por la Sociedad Comercio e Industria en la que los vecinos reclamaron más presencia policial y patrulleros.

La marcha estuvo “decorada” con carteles pegados en los accesos a los negocios que decían: “Basta de inseguridad. El miércoles 6 de febrero de 11 a 12 este comercio permanecerá cerrado como símbolo de protesta ante la ola de delitos que se cometen en la ciudad”.

El cierre de comercios que se advirtió muy fuerte en las avenida Rivadavia y Sáenz Peña y en Gandini y Carlos Pellegrini, entre otras.

La protesta fue acompañada por una movilización que encabezó el titular de la CGT local, Carlos Pesce, y de la que participaron dirigentes de otros gremios, trabajadores del sindicato de camioneros y de los recolectores de residuos y particulares que se sumaron a la marcha.

La columna -integrada por unas 300 personas- avanzó desde la sede del municipio por Rivadavia y luego retomó Saénz Peña para finalizar en el punto de partida.

Comentá la nota