Mario Barletta pide un acuerdo más explícito en el Frente Progresista

Asegura que es "el mejor momento" para que la coalición de radicales y socialistas establezca pautas claras para lograr consensos sobre temas nacionales y provinciales, conformar equipos de gobierno y definir candidaturas. No arriesga su futuro político y dice que adelantar la discusión puede perjudicar al Frente. Le pasa factura al gobierno central.
A mitad de camino al frente de la intendencia santafesina, el radical Mario Barletta dialogó con El Litoral sobre su futuro político y el del Frente Progresista Cívico y Social. Con respecto a la ciudad dijo que "Santa Fe tiene por delante un 2010 que me entusiasma mucho".

—¿Cómo fue la relación con el gobierno provincial durante estos dos años?

—Buena, con respecto al accionar de ambos gobiernos. Pero no se pueden desconocer algunas dificultades para que el FPCyS avance hacia un esquema de institucionalización. La provincia de Santa Fe tiene un desafío dentro de dos años que es continuar gobernando y, si bien el contexto ha sido difícil por la crisis de 2008 y 2009, hay que reconocer que tenemos ventajas que hay que aprovechar.

—¿Cuáles son?

—Los partidos están institucionalizados debidamente; tenemos a favor algo que ni siquiera el peronismo tuvo en 25 años que es gobernar Rosario, Santa Fe y la provincia al mismo tiempo; y hemos ganado las elecciones intermedias en la mayoría de municipios y comunas, avanzando incluso sobre otras.

—¿Y qué debería hacer el Frente?

—Es el momento de avanzar en un acuerdo más explícito -conformar un estatuto, por ejemplo- para que tengamos pautas claras para el debate de los grandes temas nacionales y provinciales y no pase lo de este año con el debate por la ley de Medios; para conformar los equipos de gobierno porque, cuando hay varios partidos de peso, deben estar preestablecidas las pautas para distribuir responsabilidades; y para definir candidaturas. Ésta debe ser la tarea más urgente e inmediata porque estamos en el mejor momento, lejos de las elecciones.

—¿Qué le pareció el cambio del radical Iparraguire por el socialista Ghirardi en el gabinete de Binner?

—Creo que no hay que entender la conformación de los equipos de gobiernos como nichos y que si para un determinado cargo hay una persona con mejor perfil en un momento y es de uno u otro partido, está bien que así sea.

—Pero al principio hubo acuerdo para que haya representación del radicalismo en el equipo de gobierno provincial.

—Por supuesto que creo que tiene que seguir habiéndola. Creo que se tiene que incorporar alguien del radicalismo en el área de seguridad para colaborar y conformar el equipo. Pero esas cosas pueden tener más claridad si hay lineamientos en el Frente.

Con miras a 2011

—Dentro de este espacio, ¿cuál es su proyecto para 2011?

—Yo no me proyecto, tengo que trabajar en la ciudad. No hay que equivocarse en la lectura de lo que dice la gente cuando vota, ése es el sistemático error de los políticos.

—Pero en la última elección, la ciudadanía lo apoyó; ¿eso lo hizo pensar en postularse a gobernador?

—La ciudadanía me ha dicho que estamos haciendo las cosas bastante bien y que siga así, no me dijo queremos que sea candidato a gobernador.

—Ésa no era la elección.

—Por eso. Lo que pasa es que los políticos y algunos medios apresuran las cosas como nunca antes. ¿Cuándo se definió un candidato a presidente dos años antes?

—No le digo que esté definido, le pregunto si a Ud. personalmente le interesa.

—Ahora, lo importante es que el FPCyS ratifique las gestiones en los distintos municipios y comunas de la provincia. Y con (el intendente de Rosario, Miguel) Lifschitz tenemos que trabajar muchísimo para hacer buenas gestiones en las dos ciudades. El Frente tiene que generar mecanismos de institucionalización. Hecho esto, hablemos de candidaturas: que encabece un socialista, un radical, una fórmula mixta, con interna o no. Hay muchos candidatos y eso es bueno.

—¿Y lo ve a José Corral ocupando su lugar?

—No. Mi lugar lo ocupo yo nomás.

—Más adelante...

—Creo que el problema que tiene la provincia es la ausencia de la reelección, genera que se produzca un acelerado planteo de sucesión de los gobernadores y esto no es bueno. Tiene que haber reelección. ¿Por qué no se habla de candidatos a intendente? Porque yo sí tengo.Y si no se habla tanto es porque me colocaron excesivamente rápido como candidato a gobernador.

—Pero ¿le interesa o no?

—Tengo como una situación interna... Cada día que pasa me apasiona más Santa Fe y descubro más cosas que no se hicieron y se podrían hacer. Y ni hablar cuando veo que esas cosas se están alcanzando. Y eso me entusiasma cada vez más. Y al menos quiero no pensar en otra cosa en todo 2010, sí en lo partidario. Porque además, el Frente puede echar por tierra la oportunidad que tiene si invierte la discusión; si se pone a discutir los candidatos pueden generarse dificultades entre socialismo y radicalismo, o Rosario-Santa Fe, o Sur y Norte.

—¿Y hoy esa relación cómo está?

—Muy buena, Con Miguel (Lifschitz) tengo la mejor relación, trabajamos juntos e intercambiamos trabajo porque eso genera mucha sinergia, en lo cultural o en lo turístico, por ejemplo.

El 2010 que se viene

—¿Cómo ve a la ciudad en 2010?

—Santa Fe tiene un 2010 que me entusiasma mucho. Veo una posibilidad fuerte con la estación Belgrano y otros bienes, y la reactivación ferroviaria está más cerca. Veo la factibilidad de trabajar en proyectos de iluminación, agua potable y mejorado de calles con recursos del municipio, siempre y cuando salga la reforma fiscal. Creo que muchos proyectos y programas que se han empezado a trabajar van a empezar a mostrar resultados y hacerse más visibles, sobre todo para los sectores más desprotegidos. El año que viene vamos a tener parque industrial y muchos eventos deportivos de carácter internacional.

—¿Cuál fue el mayor logro de este año?

—La recuperación de los santafesinos de creer que podemos con nuestra ciudad. Para mí el cambio más sustancial es haber pasado de aquella ciudad en que estábamos con los brazos caídos, a pensar que podemos. La gente está más entusiasmada, consciente de que muchas cuestiones están en manos de los santafesinos. Siempre fui optimista, mi slogan de campaña fue "Tenemos todo para estar mejor". Confío en que el año próximo se profundice el cambio en la actitud de la gente en cuanto a su responsabilidad ciudadana y su comportamiento.

Comentá la nota