Los marineros de Deseado suspendieron la protesta

Fue en la mañana del 24 de diciembre. Tras un acuerdo con el intendente Ampuero, los marineros que habían bloqueado el ingreso al Municipio levantaron la protesta al lograr el pago de 1500 pesos para cada uno.
Tras dos días de corte sobre la calle Almirante Brown, en pleno centro de Puerto Deseado, un grupo de marineros autoconvocados levantó la medida al llegarse a un acuerdo para el pago de mil quinientos pesos. En medio de una sucesión interminable de reuniones, versiones, encuentros y desencuentros, la mañana del 24 de diciembre llegó con algunas expectativas de solución. En este sentido el intendente Luis Ampuero admitió que «después de tantas idas y vueltas llegamos a una gestión para colaborar en estos tiempos difíciles que ellos nos planteaban».

El jefe comunal reveló que «desde hacía tres días estábamos llamando a empresas, principalmente del sector pesquero, para ver de qué manera podíamos lograr unos fondos para salir de esta situación». «Dos o tres veces por día salíamos a comentarle a los compañeros lo que estábamos haciendo, para que ellos también vayan interiorizándose que teníamos voluntad, pero no el respaldo económico», explicó.

El dinero

Con respecto a este aporte extraordinario, el intendente dijo que tras el último viaje a Río Gallegos con representantes del SOMU y de los «autoconvocados», ya estaba firme el ofrecimiento de quinientos pesos. «Otro grupo volvió a autoconvocarse porque no aceptaban esa cifra», planteó.

Ampuero recordó que «la Municipalidad había perdido la oportunidad de cobrar los préstamos que se les habían otorgado a las pesqueras por un valor bastante importante». «A través de estas conversaciones con el Gobierno provincial logramos que el Municipio pudiera hacerse cargo de ese dinero», dijo, recordando que «desde el primer día dialogué con gerentes y presidentes de pesqueras, porque era una situación que no quería atravesar, pero los compañeros me eligieron para gestionar y eso es lo que hice».

«La distribución se hace con el padrón que había presentado el gremio ante la subsecretaría de Trabajo», señaló el jefe comunal, quien aclaró que «cuatro o cinco empresas hicieron el aporte», que finalmente benefició a aproximadamente doscientos cincuenta trabajadores de la marinería.

Bache social

En este contexto, el jefe comunal deseadense expresó el anhelo de «tratar de cubrir estos baches sociales que Puerto Deseado sufre en esta temporada baja». «Vamos a tener que trabajar todo el año y ser sinceros cada uno en su sector, ver cómo estamos ante la sociedad durante todo el año para no llegar a estos avatares que tienen en vilo a toda la sociedad», reflexionó, destacando que «el concepto central era poder mantener la paz social».

«Todos pusieron un granito de arena, más allá de las diferencias», concluyó Ampuero, agregando que espera «que todos puedan trabajar en unión para bien de la comunidad».

Comentá la nota