Marín: "Verna tuvo un gesto honesto y sincero"

Antes de viajar a Buenos Aires, dijo que tras la actividad legislativa hablará con Jorge y Verna. Reclamó la complementación de las líneas internas y el gobierno provincial, y se mostró a favor del regreso de los peronistas disidentes.
"No sé por qué ahora me están buscando tanto", chicaneó el senador Rubén Hugo Marín cuando un periodista de LA ARENA lo interceptó ayer en el aeropuerto local. El objetivo, claro está, era saber cuál era su respuesta ante el sorpresivo ofrecimiento de su ¿ex? rival interno Carlos Verna para que sea él quien conduzca el Partido Justicialista pampeano.

Mientras ocupaba una mesa del bar de la terminal aérea, recibió felicitaciones de uno que otro conocido que allí lo esperaba. Acompañado de dos de sus habituales colaboradores (Nelson Nicoletti y Juan Carlos Suárez), primero saludó al empresario televisivo José Toledo y luego aceptó la requisitoria de este diario. Y lo primero que dijo fue que sobre el convite de Verna no tiene nada decidido. "Estamos hablando, ya veremos qué decidimos", afirmó. Durante la entrevista mostró un tono componedor de cara al futuro del justicialismo pampeano, todo lo contrario del tono confrontativo que había mantenido luego de enojarse con los vernistas. Pareció, de esta manera, empezar a calzarse nuevamente su viejo traje de conductor partidario.

-¿Cómo tomó el ofrecimiento de Verna para que usted conduzca el partido?

-Lo recibí bien. En una situación complicada del justicialismo, pero bien. Creo que ha sido un gesto honesto y sincero. Estamos hablando y viendo cómo podemos ordenarlo.

-Usted ha sido muy crítico con la situación del partido y en el congreso en Pico se escucharon discursos también críticos. ¿Cree que ese gesto de Verna era lo necesario para empezar a unificar el partido como están pidiendo ahora?

-No lo sé. Críticos no he visto muchos, cada cual ha dicho lo que sentía. El congreso es para ir y expresarse. Yo no he escuchado muchas críticas a excepción de alguna inquietud que pudo tener alguien. No sé qué crítica se nos puede hacer.

-Las críticas son internas, porque el partido está dividido y los resultados de las últimas elecciones no fueron los esperados.

-Así es, y eso también lo dijo Verna. Pero veremos, ni siquiera he tenido tiempo de pensar (en el ofrecimiento). Trataré de hablar con Verna y con el gobernador. Creo que las cosas no pueden ser aisladas si realmente queremos un peronismo competitivo y poder buscar una unidad que realmente saque algo. Esto no depende exclusivamente de alguien, sino que depende de todos. Acá el problema no es sacarse una foto entre dirigentes sino realmente ver cómo se puede recuperar a la gente. Ese es un tema donde nadie puede estar ausente. Entonces tiene que haber una complementación entre las líneas, con el Poder Ejecutivo... La unidad se busca con todos.

-La situación del Poder Ejecutivo con varios focos de conflicto, ¿fogonea esta crisis del partido?

-Por lo menos tenemos que ayudarlo y darle nuestra impresión de lo que vemos. Después dependerá del gobernador. Más allá de las informaciones periodísticas, no conozco las realidades que se manejan. No puedo hablar del gobierno, sí de las preocupaciones que se notan periodísticamente. Por eso creo que es importante hablar con el gobernador también.

-Usted había fustigado las políticas de salud y educación del gobierno provincial. En general, ¿cree que son necesarios cambios?

-Eso depende del gobernador. La preocupación existe y la veo todos los días en expresiones de unos y de otros. Por eso digo que buscar la unidad del justicialismo tiene que ser algo real, no de conveniencia porque la gente lo percibe en forma inmediata. Creo que las expresiones de Verna fueron para contemplar eso. El planteó preocupación, y con humildad. Creo que comprende cuál es la situación del justicialismo. Pero esto tiene que ser un aporte de todos, que no es ir a conducir un partido vacío. Y en eso tampoco puede faltar el gobernador de la provincia. Mi intención es hablar con ambos.

-¿Jorge tiene que ser parte de la estructura de conducción del partido?

-Yo creo que tiene que haber un proyecto político. Si nos dan el partido, ¿qué es lo que vamos a hacer? Trataremos de rescatar nuestra mística, nuestras ilusiones, utopías y sueños a través del peronismo, pero indudablemente tiene que haber una relación muy aceitada con el gobierno de la provincia. No para ir a decirle lo que tiene que hacer, sino para informarlo y ver las preocupaciones que algunos podemos tener y que se puedan resolver. O por lo menos escucharlos.

-¿Por ahora no ha hablado con Verna o con Jorge?

-No lo he hecho porque vine el sábado, y ayer tuve un concurso de buraco (risas). Trataré de hacerlo en el transcurso de la semana. Lamentablemente no voy a estar hoy (por ayer), mañana (por hoy) tengo reunión del Jurado de Enjuiciamiento, a la tarde reunión de bloque, el miércoles sesión. Hasta el fin de la semana supongo que va a ser imposible que hablemos.

-¿Cómo imagina el diálogo para llegar a ese consenso y en el contexto de todo lo que ha pasado?

-Lo primero es ver cómo en el peronismo desaparecen las susceptibilidades. Y todos los que tienen responsabilidades políticas tendrían que poner sus esfuerzos para que así ocurra. Es cierto que ganamos una elección ajustada pero hemos perdido muchos votos del peronismo. Tenemos que ver qué errores cometimos para que eso no vuelva a suceder. Cuando uno va sin susceptibilidades, si realmente las relaciones son profundas y serias, y el objetivo es que uno considere al peronismo como algo mucho más importante que las peleas que podamos tener, de esa manera puede conseguirse la unidad. El problema es conseguirlo con la gente, que va a notar si es una propuesta profunda que se le hace para sentirse parte o si es una reunión de conveniencia.

Comentá la nota