Marín preocupado por la educación y la salud.

Confirmó que hizo gestiones ante Nación para que los productores pampeanos reciban ayuda. Dice que faltaron ideas para hacer frente a la sequía. No descartó sus intenciones de acceder a la presidencia del partido
Mientras disfrutaba de sus últimos días de descanso antes de retomar la actividad legislativa, que este año eleccionario promete ser agitada, el ex gobernador y actual senador Rubén Hugo Marín concedió una entrevista a Radio Noticias en la mañana de ayer. Y habló de todo, deteniéndose especialmente en dos temas: su intervención ante el gobierno nacional para conseguir ayuda destinada a los productores agropecuarios, y sobre los entretelones de la interna partidaria.

Entre algunas declaraciones de peso informativo, aseguró que no aspira a renovar su cargo legislativo y sobre la posibilidad de presidir el partido a nivel local, dejó flotando un "no lo sé, esperaré a que llegue el momento oportuno y ahí veremos que pasa".

En la edición de ayer, LA ARENA reflejó la preocupación de algunos sectores del gobierno provincial por las gestiones que hizo a título personal ante las autoridades nacionales para conseguir ayuda destinada a paliar la situación generada por la sequía. Por su parte, Ulises Forte, vicepresidente de la Sociedad Rural, acusó a "punteros del marinismo" de estar detrás de las planillas que están llenando los productores pampeanos para recibir asistencia oficial.

En declaraciones radiales, Marín confirmó el contacto con Nación y explicó: "Hace 15 o 20 días vi que iba ayuda a Santa Fé y otras provincias. Llamé al gobierno nacional, les pregunté si había pedidos desde mi provincia y me dijeron que no. Les comenté el problema de La Pampa y me mandaron una copia de la planilla que pude distribuir con gente que tiene relación con el sector agropecuario, para que cada uno vea en su zona quienes realmente necesitan ayuda con mayor urgencia".

- ¿Por qué cree que molesta tanto que usted vaya a pedir asistencia al gobierno nacional?

-No sé, habría que preguntarle a ellos.

- Pero usted es senador del PJ, ¿falta comunicación con el gobierno provincial?

-Te puedo decir que en seis años no me han llamado por teléfono, ni cuando hubo alguna dificultad ni cuando se necesitaba algo que pudo haber conseguido.

- ¿No se están malgastando las fuerzas representativas?

- Creo que sí, es cierto. Se podrían haber conseguido muchas cosas para la provincia. Este problema del sector agropecuario viene de hace rato y es un planteo que se debería haber hecho hace mucho tiempo. Pero las cosas están como están, yo soy senador por la provincia de La Pampa y no me puedo quedar indiferente ante la preocupación que tienen los productores. Tengo la posibilidad de comunicarme con los funcionarios nacionales y en virtud de eso pedir ayuda. No sé cual es el motivo para que eso preocupe a alguien. Sólo (pude molestar) donde haya despreocupación o un interés o egoísmo personal.

- ¿Quién es más amigo del gobierno nacional? ¿Usted o Jorge?

- Preguntale al gobierno nacional. Yo tengo relación con algunos (funcionarios del gobierno nacional) que conozco, pero con otros no. Con Kirchner fuimos colegas durante ocho años y tenemos relación. Y con la Presidenta fuimos constituyentes. Pero no es que voy, toco el timbre y paso; tenemos una relación de respeto.

Gestión.

Poco a poco, a medida que avanzaba la entrevista, el ex gobernador se fue metiendo lentamente en la interna partidaria. La actual y la histórica.

"Es que para hacer gestión se precisan dos cosas: dinero e ideas. Dinero hubo mucho, creo que lo otro faltó", dijo Marín.

- Esa es toda una declaración, Senador.

- Pero lo digo con buena leche. Hablemos de infraestructura: este problema de sequía que tenemos es porque nunca se tomó a La Pampa en su verdadera realidad. ¿Qué sorpresa podemos tener de que haya sequía? Hay zonas que se van a quedar sin agua porque las napas cada vez se encuentran más profundas y con más arsénico y flúor. Y hay un acueducto que se puede utilizar, que es lo que se tuvo que haber hecho en vez de (hacer) inversiones impactantes para ver si todos los días figuro. Se tuvo que haber hecho para evitar este problema que hoy sufrimos.

- ¿Se refiere al aprovechamiento del acueducto para zonas de forraje?

- Claro. El acueducto te cruza todo un desierto y vos podés aprovechar 15 kilómetros a cada lado del acueducto y ahí ya son 3 millones de hectáreas (aprovechadas). Hoy podríamos evitar las dificultades que tenemos. Ese es mi punto de vista, otros podrán pensar distinto. Pero a esta altura del partido yo no vengo a hablar con mala entraña; en una de esas, lo que digo sirve y en vez de tomarlo como una provocación, lo tomen para reflexionar un poco.

La interna.

Pese a asegurar que no se candidateará a ningún puesto legislativo nacional, Rubén Marín dejó en un paréntesis temporal la posibilidad de presidir el partido. "Esperaré a que llegue el momento oportuno y ahí veremos que pasa", dijo. Idéntica respuesta dio cuando se le consultó sobre cómo se perfilaba la interna partidaria.

Marín también aseguró que nunca se quejó del gobierno de Oscar Jorge sino que, en más de una oportunidad, se limitó a expresar y repetir "lo que dicen los diarios". Insistió así en que hay desgranamiento escolar - "tenemos como dos mil chicos menos en las escuelas pese al incremento poblacional" - y en que hay problemas en la salud - "siendo que (en otros tiempos) la salud pública pampeana llegó a ser respetada en el contexto nacional"-. Según su "apreciación", estos problemas vienen desde el gobierno de Verna en adelante.

- Marín, ¿qué quedó de esa máxima de Perón de que para un peronista no hay nada mejor que otro peronista?

- No te lo sabría decir; a veces me lo interrogo. Porque si hubiese tenido alguna conducta impropia con alguno de ellos..., pero toda la gente que está ahí la puse yo. Algunos están enojados porque no fueron gobernador, otro que fue gobernador lo utilizó para llegar al gobierno y ver como destruía a la línea a la cuál él dijo pertenecer. Pero a eso lo publicaron ustedes (los medios), no lo digo yo.

- La impresión que tienen algunos es que Marín está sangrando por la herida desde que le quitaron el poder en el PJ...

- La verdad que no. A esta altura ya soy grande... qué más le voy a pedir a los pampeanos. Fui cuatro veces gobernador, una vez vice, dos veces senador y una vez diputado nacional. A mí me preocupa mi provincia, que es la que quiero y a la cual me debo, después, la cuestión interna... como si ellos hubieran sido producto del trabajo o del esfuerzo. No lo fueron nunca, llegaron ahí porque alguien los puso y convengamos que... yo tuve un aporte muy importante. Pero nunca fui de tomar rencor, y menos ahora.

- Entonces, cuando usted acompañaba a Verna en la campaña electoral de 2003, ¿lo hacía a disgusto?

-No, lo hice con gusto, porque creía que era lo que tenía que hacer; y fue en un momento muy particular de su vida política. Ni te cuento de qué manera me lo agradeció. ¿Por qué te crees que se enojaron Mediza y Jorge?

- ¿Porque no fueron candidatos ellos?

(ríe)

- ¿Y usted con quien se quedaba en el 2003?

- Yo creía que tenía que ser Verna porque dentro del peronismo era el que más consenso tenía en la sociedad.

- ¿Hoy lo lamenta?

- No, en absoluto. El peronismo ganó y punto.

- Gente que estuvo en el riñón de esa decisión en el 2003 me dijo que Jorge no estaba muy contento con que Verna fuera candidato.

- No sólo no estaba contento, sino que no quería saber nada. No lo acompañó en ningún acto de campaña; y ellos lo saben.

- Qué problema para la mística del peronismo, con aquello de que todos unidos triunfaremos. Sin embargo, usted está marcando un panorama bastante complicado para el partido.

- Yo no estoy marcando ningún panorama, estoy marcando una realidad.

- Parece que dentro del PJ todos le pegan a Marín.

-Y uno se pregunta por qué, ¿será por rencor?, ¿por envidia? Si todos los que están ahí viven de los cargos que les puedo haber dado yo... Además, yo no molesto a nadie, siempre he laburado por la provincia

- Después, el 17 de octubre todos hablan de la lealtad. ¿Hay hipocresía entonces?

- Hay algunos que sólo lo cantan en la marcha. La lealtad es para practicarla, no para cantarla.

Comentá la nota